El “microproblema” que está contribuyendo a la contaminación de los océanos

Para que lo tomes en cuenta la próxima vez que te compres un exfoliante para el rostro o una pasta de dientes.

Para qué engañarnos a nosotros mismos: sabemos que los productos que compramos pueden contaminar, pero nos cuesta cambiar nuestros hábitos. Hay muchas personas que lo hacen y con ese granito de arena, sí se puede mejorar la situación

Sin embargo, hay otro tipo de “granito” que está contaminando el mar y matando a los animales: las microperlas. ¿Han escuchado los avisos publicitarios en la televisión? Las marcas se vanaglorian de agregarlas a sus productos, como la gran novedad.

Las microperlas son lo último en belleza, cosmética, cuidado personal e higiene, pero nadie nos dice que esa tecnología tan maravillosa es sumamente nociva para el océano y lo que hay en él.

Greenpeace de Asia Oriental publicó un video para ejemplificar la situación. Esas diminutas bolitas que vienen incorporadas en algunas pastas de dientes, detergentes o en productos de belleza como exfoliantes, van a parar a los océanos, ríos y lagos.

Esas esferas contienen plástico y cuando nos exfoliamos la piel o nos lavamos los dientes, viajan a través de las cañerías, acumulando más y más agentes tóxicos. Como son tan pequeñas, no se logran filtrar y cuando llegan al mar, los peces las tragan y mueren.

No es un problema pequeño y aunque grandes marcas como L’oreal o Revlon aseguren que “tienen bajo control la contaminación con plástico”, las microperlas que agregan a sus productos sí están dañando los océanos.

¿Qué podemos hacer al respecto? No comprar productos que contengan estas microesferas. Si bien, hay muchos que dicen que los contienen explícitamente, hay otros que las incluyen sin que las podamos detectar.

En esos casos, fíjate en el etiquetado y si contiene polietileno, polipropileno o poliestireno, probablemente sea un producto que una vez usado, contamine ríos, lagos y océanos.