Murió Arturo, el oso polar más triste del mundo

A los 30 años, el oso del zoológico de Mendoza dejó de existir.

Hace unos días nos sorprendimos gratamente luego de que las autoridades argentinas decidieron cerrar el zoológico de Buenos Aires para transformarlo en un ecoparque. Pero, la felicidad de quienes aman a los animales duró poco, ya que una triste noticia volvió a revivir el debate en torno a los zoológicos. Esto luego de que se informara que Arturo, el oso polar del zoológico de Mendoza falleció.

El fallecimiento se produjo el domingo, a días de que cumpliera 31 años, lo que es considerada una edad avanzada de la especie.

Arturo había sido bautizado como “el oso más triste del mundo”, luego de que organizaciones animalistas juntaran cerca de 400.000 firmas para trasladarlo a una reserva canadiense, que cumplia con un habitat similar a su lugar de origen en el Ártico. Su traslado a la reserva se detuvo luego de que se determinara que tenía un estado de salud muy deteriorado que no le permitía viajar tantos kilómetros.

Recordemos que incluso la cantante británica Cher, utilizó las redes sociales para interpelar a las autoridades trasandinas debido a la soledad y precario estado en que se encontraba Arturo.

 

El zoológico de Mendoza se encuentra cerrado desde mayo y ha sido constantemente cuestionado por las malas prácticas en el cuidado de sus animales, ya que han muerto más de 70 especies en lo que va del año.

Es de esperar que con esta nueva muerte, las autoridades tomen conciencia de lo dañino que puede llegar a ser una herramienta de entretención como un zoológico y que el ejemplo de Buenos Aires se comience a igualar en todas partes.