Inician estudio al cráter del meteorito que extinguió a los dinosaurios

Un equipo internacional de científicos están estudiando por primera vez el cráter que dejó el meteorito en la Península de Yucatán.

Hay variadas teorías que intentan dar una explicación a la repentina extinción de los dinosaurios. Desde el cambio climático hasta la erupción de volcanes, pero la más aceptada por los paleontólogos es el meteorito que posiblemente se estrelló en hace 66 millones de años, en Yucatán, México.

Para confirmar esta teoría, los científicos iniciaron esta compleja investigación en el Golfo de México que se prolongará por ocho semanas. Ahí se están realizando perforaciones similares a la que realizan las plataformas petroleras instaladas a 30 kilómetros mar adentro.

museum6838821920660x550.jpg

(CC) Pixabay / paologhedini

 

Se trata de la primera investigación que se realiza en el área marina del cráter Chicxulub, que tiene un diámetro de 180 kilómetros y que fue provocado por un meteorito. Debido al impacto y a los años que han transcurrido, el lugar quedó sedimentado, más o menos una mitad bajo el agua y otra bajo la superficie continental, según detalla el medio El País.

El equipo a cargo de la investigación contará con 30 científicos de 12 países, quienes tomarán muestras a 1.500 metros de profundidad del llamado “anillo de picos”, una formación montañosa provocada por la caída. Con ellas estudiarán el origen de la roca, si hubo intensa actividad hidrotermal en el anillo y qué vida microbiológica surgió ahí, además de analizar cuánto tardó en recuperarse la biodiversidad.

Proyecto Chicxulub

64290.adapt.768.1660x550.jpg

news.nationalgeographic.com

Jaime Urrutia Fucugauchi, geólogo de la Universidad Nacional Autónoma de México, señaló en una conferencia de prensa que la perforación no tendrá impacto ambiental, pues utilizarán un buque-plataforma (Myrtle), por lo que no necesitan asentarse en el fondo marino. También descartó que puedan encontrar petróleo, pues el impacto del meteorito tardó aproximadamente 10 minutos, tiempo suficiente para destruir todo material orgánico.

Hasta este miércoles, se habían taladrado 450 metros bajo la superficie marítima. Antes de que acabe la semana se habrá superado el corte clave, en donde los científicos empezarán a extraer muestras de roca para analizar.

El impacto del asteroide marcó el fin del periodo Cretácico y las nuevas investigaciones deberían aportar nuevas evidencias sobre ese cierre geológico y sobre el paso del Paleoceno al Eoceno, ocurrido hace 55 millones de años y en el que hubo un calentamiento global de unos dos grados que tuvo que ver con la desaparición de las grandes aves, como las avestruces gigantes carnívoras y la llegada del tiempo de los mamíferos.

El cráter de Chicxulub -llamado así por el poblado al cual es cercano-, fue descubierto en 1978, aunque sólo en 1981 se presentó sin mucho público en una conferencia científica, y recién en 1996 fue visto desde las alturas.

Sin embargo, en paralelo a su descubrimiento, un grupo de investigadores de la Universidad de Arizona ya hablaban de que un impacto extraterrestre podría haber sido el causante de la extinción del Cretácico.