Los perros también sufren de abuso sexual

Hombres y mujeres en estado de ebriedad incurren en perversos actos sexuales contra estos animales durante las noches.

Si el abuso sexual ya resulta terrible en humanos, no cuesta mucho imaginarse cómo sería en animales, que no logran defenderse ni alzar su voz para denunciar los pervertidos actos de los cuales son víctimas.

La integrante de la fundación animalista Ayiñleo, Carmen Ortiz, denunció casos de abuso sexual en contra de perros en la ciudad de Valparaíso, Chile, según lo consignado en el diario La Estrella de Valparaíso.

Ortiz cuenta que constantemente está recibiendo este tipo de denuncias, siendo un promedio de cuatro a cinco en el mes y teniendo lugar principalmente en la Plaza O’Higgins y en el Parque Italia, en pleno centro de la ciudad puerto.

Uno de los peores casos del que ha sido testigo fue el de un hombre que abusaba constantemente de una perrita de tres años y que fue denunciado por sus vecinos. Otro también terrible es el que relató en dicho diario:

Las personas que se ponen a tomar y a drogarse hacen lo que quieren con los animales, en especial con los perros. Las mujeres se ponen a tomar y yo he visto cómo después comienzan a masturbar a perros, también los hombres empiezan a obligar a los canes a que mantengan relaciones sexuales. Esto yo lo he visto por eso sé de lo que hablo y lo más probable es que algunos perros también sean violados.

dogs1146781960720.jpg

(cc) Pixabay

Estos hechos que ocurren principalmente de noche, son protagonizados por  hombres y mujeres en estado de ebriedad. Para parar esta atrocidad, Ortiz, expresó que recurren siempre a Carabineros y a la Policía de Investigación, pero como la penalización es baja y se necesitan muchas pruebas, no se puede hacer mucho.

Cabe destacar que los perritos violados pueden sufrir una serie de daños, que van desde fisuras, desgarros e infecciones hasta incluso la muerte por la gravedad de las heridas. También les afecta psicológicamente, ya que se tornan violentos y les cuesta volver a confiar en el ser humano.

Además, esta situación que sucedió en Chile y que resulta insólita, lamentablemente también se repite en distintas partes del mundo. Me pregunto, ¿qué diablos le pasa por la cabeza a esta gente que  incurre en actos tan despreciables?