Ganador del Pritzker pone a disposición sus proyectos sostenibles

El arquitecto Alejandro Aravena indicó que sólo los proyectos sostenibles pueden enfrentar la crisis migratoria.

El arquitecto chileno Alejandro Aravena recibió el Premio Pritzker – considerado como el Nobel de Arquitectura – en una ceremonia que se desarrolló en la sede de Naciones Unidas y que sirvió para resaltar el compromiso social de la creación artística y medioambiental.

El galardonado profesional de 48 años, director de la sección de arquitectura de la Bienal de Venecia y profesor visitante de la Universidad de Harvard, recibió la medalla del galardón de este año que le entregó esta noche el presidente de la Fundación Hyatt, Thomas J. Pritzker.

pritzker660x550.jpg

© Facebook Pritzker Architecture Prize

En una rueda de prensa a pocas horas después de recibir el premio en Nueva York, Aravena señaló estar “disponible” para gobiernos y administraciones dispuestos a atajar la problemática de la vivienda que viven las familias en vulnerabilidad social, principalmente los inmigrantes y refugiados:

Ahí los tienen. Los archivos y planos. Una razón menos por la que decir que no es posible.

De esta manera, el arquitecto y director de ELEMENTAL, explicó que desde hoy pondrá a disposición de todo el mundo a través de Internet, los planos de sus proyectos de vivienda social que le han merecido el premio.

Por otra parte, Aravena alertó que solo con una construcción sostenible es posible encarar desafíos que enfrenta el mundo, como los actuales mil millones de personas que viven en áreas urbanas en condiciones infrahumanas:

Para hacer frente a esta realidad habría que construir 1 millón de viviendas a la semana.

Un cambio de paradigma

001qm01b1660x550.jpg

© ELEMENTAL

El arquitecto chileno recibió el más alto premio de la especialidad debido a su contribución a las viviendas sociales. Una de sus obras fue la realizada en la ciudad de Constitución que fue devastada por el terremoto y el tsunami que el 27 de febrero de 2010 sacudió Chile y dejó medio millar de muertos y más de 800 mil damnificados.

Ante la falta de recursos y financiación de proyectos de viviendas, Aravena fue enfático e indicó que  “lo que realmente sale caro es construir mal”:

Un edificio sostenible y adaptado al entorno lo disfrutan familias durante generaciones y también trae beneficios al conjunto de la ciudad.

En su discurso, afirmó que el galardón lo comparte con sus cuatro socios de ELEMENTAL y todo un equipo de trabajo que consolida “un montón de disciplinas que llegan a juntarse”.

Finalmente, el arquitecto indicó que recibía el premio con tres sentimientos marcados por tres direcciones:

Mirando para atrás con gratitud, hacia el futuro con libertad y en el presente con alegría y felicidad.