Huevos de halcón peregrino que fueron robados por un traficante vuelven a Magallanes

Los huevos robados por un irlandés que iba a venderlos al medio oriente, fueron decomisados por la aduana de Brasil. Nacieron los polluelos, fueron adoptados por una “madre halcón sustituta” y uno de ellos regresó a su hábitat natural en Magallanes.

El tráfico ilegal de especies es una problemática que está afectando diversos ecosistemas, además del evidente maltrato que existe detrás de esta práctica que es calificada como una de las tres más lucrativas del mundo, después del narcotráfico y las armas.

Si bien en la última reunión de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) se trató este tema en especies emblemáticas que se encuentran en vías de extinción como el orangután, la vaquita marina, el pangolín, entre otros, lo cierto es que aún hay varias especies es que están siendo solicitados por millonarios empresarios para tenerlos como mascota o para ser parte de alguna exclusiva colección.

halconperegrinopollo3xoptimizadax510x286660x550.jpg

© abc.es

Este es el caso del halcón peregrino, un ave que vive en variadas zonas del planeta y que no está clasificada dentro de las especies en vías de extinción, pero que en algunos países se ha visto una disminución de su población, como en Chile en donde este tipo de halcón vive en la zona de la Patagonia debido al cambio climático y también al tráfico ilegal de especies.

Es en este lugar fue donde un irlandés de nombre Jeffrey Lendrum, robó cuatro huevos de halcón peregrino para incubarlos y vender éstos ejemplares a Dubái, por lo que se pueden vender a 80 mil dólares.

Sin embargo, el plan del irlandés se vio truncado debido a que oficiales de aduana del aeropuerto de Sao Paulo, Brasil,  incautaron los huevos de halcón peregrino, según informa el medio ABC.

Ante esto, las autoridades de Brasil y el Servicio Agrícola Ganadero (SAG) hicieron todos los esfuerzos para traer de vuelta a los huevos para incubarlos y posteriormente trasladar los polluelos a la Patagonia.

halconperegrinopolloxoptimizadax620x349660x550.jpg

© abc.es

Gracias a la ayuda de varios voluntarios, lograron eclosionar dos huevos, pero uno de los polluelos falleció. El jefe del subdepartamento de Vida Silvestre del SAG, Rafael Asenjo, indicó que dadas las condiciones de los huevos traficados, sólo dos polluelos pudieron sobrevivir, los que fueron cuidados por una madre sustituta. Finalmente uno de ellos -llamado “Pipe”- fue el que se desarrolló con mayor rapidez:

Nuestra primera idea fue repatriarlos de inmediato, antes de que nacieran, para impedir, así, la impronta del ser humano. Llevamos al pollo superviviente a un acantilado en la ciudad de Santiago, donde lo depositamos en el nido de una pareja de la especie. Regresamos a las tres semanas y vimos cómo la madre se ocupaba con cariño de la alimentación y cuidado de ‘Pipe’.

Finalmente, en un gran operativo llevado a cabo por el SAG, ‘Pipe’ fue llevado a un nido de un halcón peregrino en Magallanes para reinsertarlo a su hábitat natural. Este proceso no fue tan complejo dado que los halcones peregrinos se caracterizan por tener un gran instinto maternal.

Por el momento,’Pipe’ se encuentra en buenas condiciones en la Patagonia, mientras que el traficante irlandés fue condenado a cuatro años y medio de cárcel en Brasil