Un perro no se mueve del hospital donde falleció su dueño

Hace tres meses que deambula por un hospital de Córdoba a la espera de que aparezca.

Se dice que el perro es el mejor y más fiel amigo del hombre. Aunque esta frase parezca cliché, han ocurrido algunas situaciones que lo comprueban. Es el caso de un perro llamado Pirata que espera hace más de tres meses a su dueño que ya murió en el Hospital San Antonio de Padua en Río Cuarto, Córdoba.

Deambula de un lugar a otro del recinto hospitalario e incluso empuja la puerta de la habitación 404 donde habían internado a su amo para una intervención quirúrgica de la cual no sobrevivió. No pierde las esperanzas de que aparezca y se vayan a casa.

Una triste situación, ya que, el animal lo aguarda sin saber que murió. Por lo mismo desde el hospital señalaron a La Nación que les da lástima echarlo y que ya se encariñaron con la mascota.

Pero esta no es la única historia sobre un perro fiel, pues también en Córdoba, tras fallecer hace unos años el dueño de un perro llamado Capitán, éste se escapó de la casa hasta que un día la familia del difunto fue al cementerio y se encontraron con una sorpresa, Capitán estaba al lado de la tumba. Lugar del que no se separó más y en el que encontró un nuevo hogar.

capitan.jpg

© lavoz.com.ar

Deben existir muchas historias como estas y que incluso han llegado al cine como Hachiko. Un perro japonés de raza akita que siempre iba a buscar a la estación de trenes a su dueño cuando llegaba del trabajo e incluso después de que éste se murió. Pasó años esperando sin importar las inclemencias del tiempo hasta que finalmente falleció en el lugar.

Conmovedores relatos que tienen en común la gran fidelidad de un perro con su mejor amigo y del que los humanos tenemos mucho que aprender.

hachiko.jpg

© kantod.com