Gito, el orangután rescatado que se salvó de una muerte segura

Era tan malo su aspecto inicial que las personas que lo encontraron pensaban que estaba muerto.

Guito, como lo apodaron los que rescataron al primate, fue hallado en una caja con un aspecto momificado. Para la sorpresa de muchos, estaba vivo, pero con evidentes signos de deshidratación, desnutrición y una infección a la piel. A casi medio año de su hallazgo, su recuperación ha sido muy rápida y efectiva, aunque sus cuidadores, la  International Animal Rescue (IAR), aseguran que aun falta gran parte del proceso.

Gito fue ingresado a la “escuela de la selva” – un programa que ayuda a los orangutanes a insertarse en un hábitat natural, donde a conoció al primer animal de su mismo especie, llamado Asoka.

Su nuevo amigo también llegó al programa luego de ser rescatado de un incendio forestal, pero llegó en mucho mejor estado que Gito. “Se va a esperar de cinco a siete años antes de que el primate este listo para volver a su hábitat natural”, aseguran a El País desde el organismo.

14531182470596491453118981sumarionormalrecorte1300x300.jpg

AFP

El mayor problema para el gobierno indonesio para proteger a esta especie en riesgo de extinción son los incontrolables incendios provocados por compañías para ampliar sus territorios de cultivo de aceite de palma y de pulpa de papel.