Jonathan, la tortuga más vieja del mundo que cambió su dieta para seguir viviendo

Se trata de una tortuga gigante de Seychelles que cambió su dieta debido a que se encontraba débil producto de su avanzada edad. Esto le permitió mantener el cetro del animal terrestre más longevo del mundo.

Las tortugas gigantes son animales extraordinarios que impresionan por su tamaño, un cuello largo que puede alcanzar hasta un metro y su extrema longevidad, lo cual no es de extrañar que este tipo de reptil supere los cien años de vida.

Sin embargo, una tortuga llamada “Jonathan” supera ampliamente esta cifra ya que – según los estudios científicos- tiene la impresionante edad de 183 años.

Incluso se ha dicho que conoció a Napoleón Bonaparte, pero las únicas pruebas concretas que existen de su longevidad son unas fotos que datan de 1900, en donde se estima que Jonathan tenía 63 años.

73544273rexfeatures825780b.jpg

© Rex Features

Jonathan es una tortuga gigante de Seychelles (Dipsochelys hololissa), el cual se cree  que es el animal terrestre vivo más longevo del mundo.

Su hábitat está en la Casa de las Plantaciones, la residencia oficial del Gobernador de Santa Elena, isla ubicada al sur del océano Atlántico, a casi a unos 2.800 kilómetros de la costa occidental de Angola en África, según consigna el medio La Tercera.

En 2014, sus cuidadores temieron por su vida ya que el animal presentaba cataratas en sus ojos y falta de olfato, lo que provocó que Jonathan no se alimentara adecuadamente. A esto se suma las consecuencia de la longevidad del animal, cuyo nacimiento se cree fue en 1832.

Para mejorar su calidad de vida, Joe Hollins, el veterinario cuidador de Jonathan decidió realizar un radical cambioPara esto, modificó su dieta por una más saludable y alta en calorías.

2fdff6f7000005783388423jonathanhadbecomealmostcompletelyblindduetocataractsandm541452165948249660x550.jpg

© Joe Hollins

Su menú se complementó con zanahorias, plátanos, manzanas, guayabas y lechuga, lo que le ha permitido ganar peso y estar más activa. Según el profesional, la tortuga estaba sufriendo de una microdeficiencia de vitaminas, minerales y oligoelementos, por lo que esta nueva dieta puede ayudar a que el animal supere, incluso, los 200 años:

Durante cuatro años he estado dándole de comer, por lo general, una mezcla de zanahorias para la fibra, pepino para la humedad, los plátanos que aportan calorías y una mezcla de otros elementos como la guayaba, lechuga, repollo y frutas locales como el níspero y la guayaba de Brasil. Los resultados han superado mis expectativas.

Esta no es la primera vez que una tortuga hace noticia por su longevidad. Un caso de esto fue la historia de la tortuga de Galápagos llamado “Solitario George”, debido a que era la única tortuga de su especie que estaba con vida. Sin embargo, los esfuerzos de los científicos no fueron suficientes y la especie desapareció por completo en el año 2012, cuando falleció George.