Greenpeace entrega un mensaje de paz con más de tres mil chalecos salvavidas

Más de cien voluntarios de diversas organizaciones lograron reunir tres mil chalecos salvavidas con un mensaje muy claro: “Paz y un pasillo humanitario para todos en 2016”, en relación a la crisis de refugiados que existe en Europa.

La organización Greenpeace es conocida en todo el mundo por su trabajo al medio ambiente , al cuidado a la biodiversidad y denunciar aquellas situaciones que atentan con el cuidado del planeta.

Sin embargo, la organización hizo un alto a sus actividades y logró – junto a otras ONG – reunir más de tres mil chalecos salvavidas que fueron desplegados con la forma del símbolo de la paz en la la isla griega de Lesbos durante la víspera de año nuevo.

greenpeacewillrosemsfgreenpeace660x550.jpg

© Will Rose/ MSF/ Greenpeace

 

El simbolismo se realizó en memoria de los miles de refugiados que han perdido la vida al intentar cruzar el mar para llegar a Europa y en honor de los que aún mantienen la esperanza de poder encontrar un lugar donde vivir, según detalla el Huffington Post.

El mensaje fue simple, claro y en un lugar donde llegan varios refugiados en busca de mejores oportunidades:

Paz y un pasillo humanitario para todos en 2016.

Según informó Greenpeace de Grecia, participaron más cien voluntarios quienes realizaron el símbolo de paz  en una colina cerca de la localidad de Molyvos, punto de entrada de la mayoría de los refugiados que llegan a Lesbos desde Turquía.

En este sitio se encuentra un enorme vertedero de los chalecos salvavidas que los miles de refugiados han ido dejando a lo largo de este 2015. De esta manera, Greenpecae indicó en un comunicado que estos salvavidas son un verdadero trofeo para quienes buscan la paz:

Este montón se erige como una estatua, un recordatorio silencioso de los riesgos y también de la esperanza que mantienen todavía muchos de poder cruzar el mar de forma segura.

Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), indica que al menos 3.770 personas han muerto tratando de cruzar el Mediterráneo en 2015, la mayor parte (77 %) en la ruta que separa Libia de Italia, lo que demuestra que el problema de los conflictos civiles y la crisis migratoria que afecta a Europa está lejos de solucionarse.