Conaf prohibirá el ingreso de mascotas a parques nacionales

La medida que entrará en vigencia a partir del próximo verano pretende proteger la seguridad y salud de especies endémicas.

Uno de los problemas a los que se enfrentan los organismos encargados de la conservación de áreas naturales es el hacer frente a especies introducidas por el ser humano, ya que estos no cuentan con depredadores naturales. Es lo que pasa con los castores por ejemplo, especie que llegó a la Patagonia de la mano de los argentinos a mediados del siglo XX para el desarrollo de la industria peletera.

Casos como estos hay por montones. El más común es el de los perros callejeros que amenazan constantemente a especies como pudúes, zorros y guanacos. Como una medida que permite velar por la seguridad y la salud de las especies endémicas, la Corporación Nacional Forestal (Conaf) anunció la creación de un reglamento que impedirá el ingreso de todo tipo de mascotas a áreas silvestres protegidas, es decir, cualquier tipo de animal como perros, gatos, o incluso aves rapaces que son usadas para la práctica de cetrería.

Según explica el gerente de áreas silvestres protegidas de Conaf, Fernando Aizmann, “los perros son portadores de sarna, rabia, distemper e insectos como pulgas, que afectan severamente a otros mamíferos”, como pasa con el zorro chilote o de Darwin que ha reducido su población a causa de la distemper.

En el caso de los pudúes, estos pequeños mamíferos se ve indefenso ante el ataque de jaurías. “Se puede pensar que el énfasis se pone en perros, pero este reglamente se refiere a cualquier animal que potencialmente pueda ocasionar daño”, asegura el jefe del departamento de la conservación de la diversidad biológica de Conaf, Claudio Cunazza a La Tercera.

De esta forma los visitantes a parques nacionales no podrán ingresar con ningún tipo de mascota. En tanto los dueños que vivan en sectores aledaños deberán ser responsables de su tenencia responsable y que estos animales no traspasen los límites del área protegida.

En un futuro, la organización publicará un nuevo reglamento para proteger a estas áreas de ganado, debido a que animales como caballos, vacas u ovejas, se alimentan de las raíces de la flora nativa, impidiendo su crecimiento natural.