California es declarado en estado de emergencia por los incendios forestales

Tres condados en California han sufrido grandes incendios y no están fuera de peligro. El calor y la sequía favorecen este fenómeno como consecuencia del cambio climático.

Los condados de Lake, Napa y Sonoma al norte de San Francisco han sido declarados en estado de emergencia debido al Valley Fire, un voraz incendio que consumió miles de hectáreas y obligó a cientos de personas a escapar de sus hogares.

Cerca de la ciudad de San Andreas, otro incendio destruyó al menos 86 hogares y 51 inmuebles además de la amenaza que supone para otras miles de residencias. Estos megaincendios son sólo una consecuencia de la situación que se vive en el estado.

No sólo se afectaron hogares, las autopistas y otras obras de infraestructura claves también se dañaron. Aún no se pueden cuantificar el costo de las pérdidas, sin embargo este es el precio que estamos pagando por no cuidar el ambiente.

El calor intenso de los últimos días y la fuerte sequía que vive el estado de California desde hace 4 años favorecen los incendios que consumen no sólo los árboles sino también casas y automóviles. La velocidad con la que se propagó el fuego fue la más rápida que se registró en 30 años.

Combatir estos incendios cuesta cerca de 1.310 millones de dólares, cuidar los recursos que tenemos debe costar mucho menos que eso. El cambio climático es una realidad y la situación de California es el futuro de muchas otras áreas del planeta.