Bosques Disfrutables nos cuenta cómo se regenera el bosque en un área de monocultivo

El centro Huelemu, en la provincia de Linares, lleva un año trabajando en la restitución del bosque en una parcela que fue usada para la agricultura convencional.

Hace poco menos de un año les hablamos sobre Bosques Disfrutables, una iniciativa en Chile que busca devolver la vida a sitios usados para el monocultivo a través de la regeneración del bosque natural.

El principio de su filosofía es la agricultura regenerativa, es decir, el diseño de un sistema agroforestal creado en base al bosque natural, que existía en la zona antes de ser exterminado para adaptar el suelo a la agricultura o ganadería, con el fin de proveer alimentos a los humanos en total armonía con la naturaleza.

img0335660x550.jpg

Así se encontraba el terreno luego de ser utilizado para el monocultivo.

Recientemente, Ricardo Valdés (Ricárbol) nos relató cómo han sido los tres años de su experiencia en el desarrollo de agroforestería y bosques comestibles, luego que sus padres le cedieran un terreno con el fin de aplicar diversas técnicas y metodologías en cuanto a restauración ecológica, agricultura natural, viverismo, regeneración ecosistémica y bosques comestibles.

fullsizerender1660x550.jpg

Tres meses después de comenzar la regeneración, el verde comienza a llegar y el suelo retoma su cualidad como humedal.

“En mayo de 2014 visioné transmutar un monocultivo de maíz, que mal utilizaba 5 hectáreas de terreno de un humedal a un vergel rebosante de bosque, lleno de abundancia en alimento y nichos ecológicos para todo tipo de vida silvestre. Comencé a tirar líneas al papel sobre un diseño que hasta hoy día ha vivido muchos cambios, pero que ha conservado la esencia desde un inicio: La creación de un corredor biológico con bosque nativo, diversos bosques comestibles, un bosque maderero, bosques para animales de granja y cultivo de plantas anuales en condiciones de bosque”, comenta Ricardo a través de su blog.

Para este proceso, organizaciones como WWOOF (World Wide Opportunities On Organic Farms) y la CONAF han colaborado en la recuperación del predio como humedal y futuro bosque regenerado, tanto con aportes monetarios como con la donación de 100 árboles nativos.

Hitos primera etapa en el proceso de regeneración ecosistémica

  • Se sembraron 2 hectáreas de bosque nativo como corredor biológico; más de 10 mil semillas que se recolectaron en total de peumo, maitén, pelú, patagua, maqui, culén y palqui.
  • Se sembró 5 kg de trébol blanco y 1 saco de semillas romaza para crear una pradera de transición (además germinaron un montón de otras plantas espontáneas).
  • Se crearon diversos cortavientos para cada módulo agroforestal: Un cortaviento de álamos (Populus nigra) para el bosque maderero, un cortaviento de Alisos (Alnus glutinosa) para el bosque comestible de alto valor energético, cortavientos de maqui (Aristotelia chiloensis) para los bosques comestibles, un cortaviento de pita (Phormium tenax) para las camas de cultivo y un cortaviento de gato (Salix discolor) para el sector de viverismo.
  • Se crearon diversos cercos vivos con gato, mimbre (Salix viminalis), maqui y culén (Psoralea glandulosa).
  • Se plantó el dosel de un bosque comestible, con diversos frutales y fijadores de nitrógeno, con un mini bosque comestible para gallinas creado con un cerco vivo de saucos (Sambucus nigra) y 200 alisos aprox. entremezclados para la producción de biomasa y drenaje del lugar.
  • Se creó un sistema para la producción de cereales en condiciones de bosque. Un sistema de callejones, con hileras de árboles frutales y fijadores de nitrógeno – aliso italiano (Alnus cordata), manzanos, perales, ciruelos y membrillos – a 12 metros de distancia, dejando claros (callejones) para la siembra de trigo, avena y centeno en base a la técnica de la agricultura natural sin arar.
  • Se estableció un bosque comestible de alto valor energético, donde se plantaron 18 higueras, 28 avellanos europeos, 20 almendros, 7 araucarias brasileñas, 7 nogales y 7 pecanos.
  • Se plantó un bosque forrajero para ovejas, con algarrobo negro (Gleditsia triacanthos), encina (Quercus Ilex), aliso italiano, morera blanca (Morus Alba) y una viña a establecer en los próximos años de uvas sin semillas (para deshidratar).
  • Se avanzó en el establecimiento de un bosque maderero con nogal negro (Juglans nigra), encino (Quercus Robur), eucalipto (Ecucalyptus globulus), acacio (Robinia pseudoacacia), lingue (Persea lingue) y aromo negro (Acacia melanoxylon). Queda por plantar para los próximos años: coigüe, canelo, pitra, laurel de cordillera, ciprés de las guaitecas y ciprés calvo.
  • Se plantaron alisos entre los árboles del bosque comestible de alto valor energético para la producción de biomasa y drenaje del lugar.
  • Se construyeron 6 camas de cultivo con la técnica Hugelkultur.

De esta forma se plantaron más de 2.000 árboles, sin embargo este proceso está recién comenzando y dentro de unos meses se podrán ver más avances de acuerdo al crecimiento de las especies plantadas.