Reaparecen las luciérnagas en la Sierra de Guadalupe

Gracias al trabajo de reforestación en el área, las luciérnagas han vuelto a la Sierra de Guadalupe donde este espectáculo puede apreciarse sin ir tan lejos de la ciudad.

La primera vez que vi luciérnagas no lo podía creer, simplemente fue una de las cosas más bonitas que había visto en mi vida, desde entonces he deseado ir a un paseo para verlas. Desafortunadamente las luciérnagas estaban extintas en la zona metropolitana del Valle de México, la buena noticia es que han reaparecido en la reserva ecológica de la Sierra de Guadalupe en el Estado de México.

Que las luciérnagas regresaran no es una coincidencia. Ha sido un trabajo de mejora mediante jornadas de reforestación, preservación y mejora del suelo natural llevado a cabo por organizaciones ambientalistas y la Secretaría de Medio Ambiente del Estado de México lo que permitió que el hábitat sea apto para retenerlas.

Los paseos para ver a las luciérnagas son ideales en las noches cálidas de las últimas semanas de junio, julio, agosto y las primeras de septiembre. Miles de estrellitas diminutas de colores amarillo, verde o rojizo pueden observarse depende de la especie que se traten.

El brillo que las luciérnagas, también llamados escarabajos luminosos, despiden de su abdomen sirve para aparearse, lo que me parece el coqueteo más bello a la vista humana que hay en el reino animal.

La organización ambientalista Fraternidad Naturista Ecologista de la Sierra de Guadalupe Mahatma Gandhi (Franature), ha logrado increíbles fotos de las luciérnagas brillando que no son otra cosa que el producto del esfuerzo que han hecho por que ellas regresen a la Sierra de Guadalupe.

La Sierra de Guadalupe ofrece este espectáculo cerca de la Ciudad de México pero no es el único que hay en el año. Los sonidos de la noche son mágicos en este lugar y en otras temporadas puedes apreciar las vibraciones de especies como chicharras, grillos, murciélagos, pájaros nocturnos, búhos, entre otros especies.

Aunque no ha sido decretada como Área Natural Protegida, esta zona es hogar temporal y permanente de aproximadamente 135 especies. Las luciérnagas en la Sierra de Guadalupe es una buena noticia que nos da la oportunidad de ponernos en contacto con la naturaleza más cerca de la ciudad.