Mientras en Bután incrementa la población de tigres, en otras regiones disminuye

El país ubicado en los Himalayas realizó la primera encuesta nacional que reveló un alza en el número de felinos, mientras que en Bangladesh un censo similar mostró que hay menos especies.

Hoy se celebra el día internacional del tigre, y con esto las autoridades de Bután decidierón entregar los resultados de la primera encuesta nacional de tigres en el país.

La encuesta reveló que desde el último sondeo, ha existido un incremento en el número de especies, pasando de 75 ejemplares a un total de 103 tigres, lo que se tradujo en una gran alegría por parte de las autoridades y grupos animalistas. Sobre el logro, el representante de WWF Bután, Drechen Dorji y según consignó el periódico The Guardian, enfatizó que:

El éxito rotundo de la primera encuesta nacional de Bután nos da una mirada poco común sobre la vida de los magníficos tigres de itinerancia en todo el país […] Este es un logro increíble, un gran trabajo en equipo y el liderazgo del Gobierno del Reino de Bhután.

Pero si bien esta noticia es alegre, también se vio empañada con las cifras entregadas hace algunos días por las autoridades de Bangladesh, quienes explicaron que luego de un sondeo en base a cámaras trampas, establecieron que el número de tigres en la región asiática había disminuido respecto de la encuesta anterior, pasando de un poco más de 400 especies a una totalidad de 106.

Frente a esto la WWF explicó que la cifra anterior en Bangladesh estuvo basada en una medición menos confiable, que pudo dar paso a un número errado.

Además aprovecharon el momento para hacer un llamado a que las autoridades del sudeste asiático comiencen a establecer mecanismos de medición de tigres, para obtener cifras certeras de su existencia, y de esa forma comenzar a elaborar prácticas y políticas claras para la protección y conservación de los tigres. Esto según informó ABC.es, es lo que explicó Mike Baltzer, quien es el responsable de la iniciativa Tigres Vivos de la WWF.

El apoyo político es más débil y los recursos son más escasos, mientras el furtivismo y la pérdida de hábitat están en niveles críticos. Hasta que las naciones no conozcan la realidad sobre el terreno, no podrán tomar medidas apropiadas para proteger sus tigres.