Lince ibérico sale de la lista de animales en peligro de extinción

Según una nuevo anuncio realizado por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

En 2002 quedaban en el mundo sólo 52 ejemplares maduros del lince ibérico (Lynx pardinus). De inmediato se encendieron las alarmas y la UICN declaró a esta especie “en peligro crítico”, de la mano de un plan para recuperar a esta mamífero.

En sólo 10 años, el plan Iberlince y el proyecto Life que cuenta con fondos de la Unión Europea, pudieron mantener y aumentar la población de esta especie a 156 ejemplares en 2012, pasando del estado “en peligro crítico” a “en peligro”. Es simples palabras, a comienzos de milenio el lince ibérico rozó la extinción.

Para aumentar la población de este felino la UICN explicó a El País de España que esta se logró “mediante acciones intensivas de conservación, que incluyeron la restauración de poblaciones de conejos”. Asimismo, se monitoreó el trampeo ilegal, se potenció la cría con fines de conservación, entre otras iniciativas.

Con todo esto incluso se logró que el lince llegara hasta Portugal. “Es un logro fantástico para el lince ibérico, y una prueba excelente de que las acciones de conservación dan resultados concretos”, aseguró Urs Breitenmoser, vicepresidente del grupo de especialistas en felinos de la Comisión de Supervivencias de Especies de la UICN.

Pero, ¿por qué el lince ibérico llegó a ese nivel de peligro? El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), asegura que todavía el riesgo es muy alto y la gran amenaza para este animal son las enfermedades del conejo y el incremento de los atropellos.