Comunidades critican abandono de humedal de Pichicuy por parte de Bienes Nacionales

Si bien las organizaciones han realizado varias limpiezas, el lugar carece de gestión por parte de las autoridades.

A 186 kilómetros al noroeste de Santiago se encuentra la caleta de Pichicuy, en la región de Valparaíso, balneario que destaca por sus potenciales para realizar deportes al aire libre y por su calidad de olas (de hasta 10 metros cuando hay crecidas) que ya están apareciendo en el radar de surfistas profesionales de todo el mundo.

Al ser su población mayoritariamente flotante, problemas como la basura amenazan la conservación de las playas, y por sobre todo, del humedal de Pichicuy que actualmente es amenazado por los residuos que dejan los propios veraneantes o inescrupulosos que acuden al lugar para botar escombros.

pichicuy660x550.jpg

Captura video.

Al respecto, la organización Super Fun Chile, de la mano de Fundación Kennedy y Organización Limpiando Playas, llamaron al Ministerio de Bienes Nacionales a cumplir la labor de proteger estos territorios públicos además de llamar a actuar a los organismos encargados de fiscalizar el acceso a las playas que se rigen bajo la Orden Ministerial No. 2 del Ministerio de Defensa, que señala lo siguiente:

5.- Proteger la sensibilidad geomorfológica de las playas, terrenos de playa, dunas costeras, humedales del litoral, de lagos y ríos, ya que su daño no permite una adecuada y pronta recuperación de sus capas vegetales, flora y fauna.

Asimismo, piden que la SEREMI de Bienes Nacionales de la región de Valparaíso los reciba con una audiencia para responder a la misión de gestionar y proteger estos terrenos en vista del problema ambiental.

[vimeo]https://vimeo.com/130042723[/vimeo]

Si bien Super Fun Chile y Proplaya organizan constantemente “mingas de limpieza” en las playas de Pichicuy, no ven esta alternativa como una solución real, explicando que la gestión ambiental de este lugar es la base para su conservación.

“Nos hemos metido fuertemente en la gestión ambiental, si bien parece activismo no lo es, pues estamos trabajando en red con organizaciones ambientalistas, entidades del gobierno y privados en la recuperación de este humedal. Activismo sería sólo ir un día y limpiar, lo cual si bien cumple una función de informar, inspirar, y proponer soluciones; constituye una solución de parche, que nos saca de una urgencia pero no nos permite tomar ninguna acción a largo plazo”.