Dos crías de lobo de mar, víctimas de las marejadas, fueron devueltas al océano

El operativo pudo ser realizado gracias a la cooperación de la ciudadanía y al trabajo conjunto de 4 organizaciones vinculadas al mar.

Muchas veces me he preguntado por qué el océano Pacífico se llama así si a lo largo de la costa chilena vemos su fuerza, olas de todos los tamaños y tipos, y vida por todas partes. El “Continente Azul”, llamado así por el investigador y explorador marino Jacques-Yves Cousteau, es una fuente de diversidad biológica gigantesca y que al descubrirla nos permite sensibilizarnos sobre la importancia del cuidado de sus variados ecosistemas.

El pasado 5 de mayo, integrantes de la organización de conservación marina Kaitieki de Iquique, Ciremar, Sernapesca y Sea Shepherd Chile, devolvieron al océano a dos cachorros de lobo marino que fueron rescatados en la orilla luego de llegar hasta ahí producto de las marejadas.

Las crías pudieron ser asistidas gracias a la coordinación realizada por Ciremar y un equipo especializado en fauna marina. De acuerdo a la organización, el operativo para devolverlos a su hábitat duró cerca de 3 horas por tierra y por agua a bordo de la lancha “El viejo Charly” hasta dejarlos en un lugar seguro.

“Luego de caer al agua, nadaron con fuerza al islote más grande. Uno de ellos, el más pequeño, nos hizo sufrir al ver que luchaba dramáticamente por subir a la roca”, señala uno de los integrantes del operativo, quien explicó que varios ya habían pensado en lanzarse al agua para rescatarlo, aunque justo “fue ayudado por una hembra a subir, devolviéndonos el aliento a todos los presentes… lo que nos da una muy buena señal de que tendrá una nueva familia”.