México y Estados Unidos colaboran por la iniciativa Conservación del Río Bravo/Big Bend

En la frontera de México y Estado Unidos hay mucho más que conflicto. El más grande ecosistema desértico en Norteamérica se encuentra en esta región.

La región del Río Bravo/Big Bend es el ecosistema desértico y con mayor biodiversidad en Norteamérica. México y Estados Unidos comparten la responsabilidad de preservar este entorno y trabajarán juntos en la Iniciativa de Conservación Río Bravo/Big Bend, justo como los presidentes Roosevelt y Ávila Camacho soñaron hace más de 60 años.

El área Río Bravo/Big Bend ocupa parte de los estados de Texas, Coahuila y Chihuahua. Es hogar de 446 especies de aves, 3.600 especies de insectos y su flora asciende a más de 1.300 especies de plantas diferentes. Hay 75 especies de mamíferos, 56 de reptiles y 11 de anfibios.

Por parte de esta iniciativa se estableció un nuevo cruce fronterizo en Boquillas inaugurado el 10 de abril de 2013. Este cruce une por un lado al Parque Nacional Big Bend, en Estados Unidos y por el otro las Áreas Naturales Protegidas en México de Ocampo y Maderas del Carmen.

Cuando pensamos en la frontera de México y Estados Unidos vemos un campo de batalla donde cada día cientos de personas luchan por conseguir mejores condiciones de vida. Jamás pensaríamos que hay un ecosistema maravilloso por visitar y disfrutar. Con esta colaboración entre ambos países, los expertos en recursos naturales podrán mejorar el paisaje a las personas y la vida silvestre desde su lado de la frontera.

Si bien el Río Bravo divide nuestros países, compartimos la belleza de un ecosistema único y también la responsabilidad de preservarlo. Autoridades de los dos lados trabajan juntos para la conservación de los recursos, la capacitación de personal para llevar a cabo las tareas de coordinación entre la frontera de los países.