Estrés en abejas jóvenes podría ser una de las causas de la disminución de la población

Cuando las abejas adultas se enferman, las más jóvenes están obligadas a crecer más rápido.

Estudios, libros y hasta películas anuncian el fin del planeta cuando las abejas desaparezcan. Obviamente, todo en un tono bien apocalíptico, que ha llamado a investigadores de todo el mundo a analizar por qué realmente las poblaciones de abejas están disminuyendo.

De acuerdo a un estudio publicado por los investigadores Clint J. Perry, Eirik Søvika, Mary R. Myerscoughd y Andrew B. Barrona, en la revista científica Proceeding of the National Academy of Sciences, al morir las abejas maduras, las jóvenes deben encargarse rápidamente de las tareas de la colonia lo que les provocaría estados de estrés que incidirían en la reducción de la población.

Según los investigadores, las abejas jóvenes crecen demasiado rápido cuando las obreras de mayor edad mueren a causa de enfermedades. Ésto provocaría que en vez de comenzar el forrajeo a 2 o 3 semanas de edad, los insectos más jóvenes deben realizar esta tarea de forma más acelerada, con mayores probabilidades de morir en los primeros vuelos, indica The Guardian.

“Nuestros resultados sugieren que el seguimiento del momento cuando las abejas comienzan a alimentarse puede ser un buen indicador de la salud general de una colmena”, indica el Dr. Clint Perry.

Si bien hay una correlación demostrada por los investigadores, no aclara las causas de las muertes de las abejas de mayor edad.