Investigadora mexicana desarrolla tecnología de refrigeración solar

El prototipo fue presentado en el Congreso Internacional de Energía Solar en Alemania donde destacó por ser eficiente y de bajo costo.

Utilizar el calor del sol para refrigerar puede sonar loco pero es posible gracias a la tecnología creada por una investigadora de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, BUAP. Este sistema de refrigeración solar funciona con un ciclo termodinámico desorción-adsorción y el sol como única fuente de energía.

El sistema funciona con un ciclo termodinámico que utiliza radiación solar como energía y metanol como refrigerante. Como material adsorbente emplea zeolitas naturales, un compuesto con múltiples aplicaciones en diferentes industrias cuyo uso es clave en este proceso. El dispositivo se compone de un colector solar, una cama adsorbente, un condesador y un evaporador dentro de un tubo de vidrio que se sella al vacío.

La tecnología creada por la Dra. Susana Toledo fue presentada en el Congreso Internacional de Energía Solar en Alemania donde tuvo una excelente aceptación. El prototipo creado no sólo es sustentable energéticamente sino que es seguro, eficiente y de bajo costo.

En lugares como la Sierra Negra de Puebla, este sistema podría ser muy útil ya que el acceso a la energía es limitado pero cuenta con los recursos naturales para hacerlo funcionar. Aunque su rendimiento energético no es tan alto como los refrigeradores convencionales, serviría para conservar algunos alimentos o medicinas.

Científicos internacionales coinciden en que el proyecto es atractivo en términos económicos y amigable con el ambiente al utilizar energía renovable. A la fecha se tienen 2 prototipos que se colocan a 32 grados de inclinación para aprovechar mejor la energía solar. Con el primero se logró una temperatura de 9 grados y se espera que el segundo mantenga de 3 a 5 grados.