El estado de Nueva York prohíbe el fracking

NY es el segundo estado en el que se prohíbe el fracking después de Vermont, que lo hizo en 2012.

Los ambientalistas ganaron esta vez, después de varios años de discusiones con legisladores y empresas de combustibles fósiles, el estado de Nueva York decidió prohibir el fracking por los riesgos que representa para la salud de los ciudadanos. Visto desde este punto de vista, en realidad ganamos todos, no sólo sus habitantes.

Howard Zucker, el encargado de salud pública de Nueva York dijo que no podía apoyar el fracking a gran escala en el estado, al tiempo que apoyaba la decisión de la administración del gobernador Andrew M. Cuomo. La contaminación del aire y el agua del estado podría afectar la salud pública en rangos inestimables.

Más de 5 años pasaron para que se pudiera prohibir el fracking, la demanda venía desde antes de que el gobernador Cuomo tomara el mandato. La caída en los precios del petróleo y el gas más la producción de petróleo en el país, contribuyeron a tomar la decisión.

Después de Vermont, que prohibió el fracking en 2012, Nueva York es el segundo estado en prohibirlo. Gran diferencia entre ambos estados ya que Vermont no tiene gas natural, sin embargo Nueva York sería la mina de oro del fracking gracias a la gran formación de esquisto Marcellus.

Aunque esta sea una victoria anotada para los ambientalistas, la batalla no ha terminado. Ahora los esfuerzos se centran en proyectos de infraestructura de almacenamiento de gas como el del lago Séneca y el de exportación de Long Island. Este último se ocuparía de los proyectos de fracking en estados colindantes como Pensilvania.

La voz es clara, Nueva York no quiere saber nada acerca del fracking, lo que me parece muy atinado. En la lucha contra el fracking, su prohibición en cualquier lugar del mundo es una victoria para el planeta.