Decomisan en Vietnam cerca de 1.000 tortugas que iban a ser exportadas ilegalmente

El tráfico de especies en el mundo amenaza nuestra biodiversidad, pues hay gente que prefiere ver a los animales en la sala de su casa que en su hábitat natural.

En Vietnam, las tortugas marinas están protegidas por la ley. Tener, cazar o comercializar cualquiera de las 5 especies nativas del país es un delito penal. A pesar de que en los últimos años se ha detenido a varias personas, la actividad no para. Las autoridades ambientales de Vietnam acaban de decomisar cerca de 1.000 tortugas que iban a ser exportadas a China para su comercialización ilegal.

Las 1.000 tortugas estaban muertas porque se iban a vender como artesanía en China. Me llena de tristeza que la gente sea capaz con acabar con la vida de un animal, que además está en peligro de extinción, para decorar su casa. Algunos de los ejemplares decomisados aún tenían dispositivos de rastreo para especies amenazadas.

Aún están investigando el número de personas involucradas en este delito pero lo más importante sería aplicar las sanciones correspondientes. Vietnam es uno de los países con mayor tráfico de especies y la ley debe aplicarse de manera estricta para evitar más muertes animales.

Entre las piezas que más decomisan se encuentran colmillos de marfil, cuernos de rinoceronte, pangolines, tigres, pero esto es sólo una pequeña parte de la enorme cantidad de tráfico ilegal que pasa por este país cada año, según los conservacionistas.

Mientras no tengamos leyes que castiguen de manera fuerte estos abusos, seguiremos perdiendo nuestras especies porque es claro que hay gente a la que no le importa la vida de los animales y puede ya sea adquirir productos derivados de la muerte de uno o proporcionársela a cambio de dinero.