Evitemos el desperdicio de alimentos

Esa manzana que se echa a perder pudo ser la comida de alguien más — además desperdiciamos los recursos utilizados en su producción.

La industria, con sus enormes cadenas y su marketing efectivo, ha cambiado la manera en la que nos relacionamos con los alimentos. Antes nuestros abuelos compraban sólo lo necesario; ahora compramos lo que nos ponen enfrente: verduras y frutas perfectas, procesados con fecha de caducidad. Esto sólo generauna gran cantidad de desperdicios.

En Sabrosía, Montserrat nos habla sobre el desperdicio detrás del hambre y comparte datos sorprendentes.

  • Hoy en día producimos la cantidad suficiente para alimentar a todo el planeta con una dieta de 2720 calorías, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés),
  • Un tercio de esta producción alimentaria se desperdicia, lo que significa que muchos recursos son explotados en vano.
  • Esto sin considerar la producción de granos que es destinada a alimentar al ganado, aves, peces, todo lo que se adapte a comer maíz o soya.

Los alimentos que vemos en el mercado o en el supermecado, son sólo una pequeñísima parte de lo que se destina para nuestro consumo; hay una gran cantidad de frutas y verduras que no pasa el control de calidad, por no verse bonitas. Y, lo que compramos para nuestro consumo, se desperdicia en casa.

Cuando desperdiciamos una manzana, por ejemplo, desperdiciamos con ella una cantidad de recursos hídricos, suelos, transporte. Así que el Desafío VeoVerde de esta semana es evitar a toda costa el desperdicio de alimentos.

Consejos Útiles

alimentosfrescos660x550.jpg

(cc) Patrick Feller / Flickr

  • Planificar nuestros alimentos. Antes de hacer nuestras compras, veamos que tenemos en casa y hagamos un plan para la semana. Así aprovechamos todo antes de que se eche a perder.
  • Comprar sólo lo necesario, que está relacionado con el punto anterior. Hay que ser sinceros con nosotros y mejor confiar en «La Lista».
  • Elige alimentos de temporada. Son los más frescos, tienen más nutrientes y duran mucho más. Confiemos en los ciclos naturales de la Tierra — y, de paso, ahorremos unos pesitos.
  • Verifica la condición de tus alimentos todos los días, para ver que no se te pase; puedes rescatar algunas verduras haciendo consomé o cremas.
  • Utiliza las sobras. Aquí el cielo es nuestro límite; podemos hacer sandwiches, sopas, tortillas, guisos. Nuestra querida amiga Ana, de Sabrosía, nos da algunos consejos.
  • Dale una segunda vida en forma de compost, ya cuando no podemos hacer nada por el alimento, nos queda como aprendizaje y tenemos otra oportunidad de aprovecharlo, ofreciéndolo de regreso a la tierra con todos sus nutrientes.

¿Listo para aceptar este nuevo Desafío VeoVerde? Cuéntanos tu experiencia.


Desafío VeoVerde. Cada lunes lanzamos una propuesta, pequeños cambios de hábitos y ajustes en nuestra rutina diaria, para llevar una vida en contacto y equilibrio con la naturaleza.