Cerca de 2.000 millones de personas consumen agua contaminada en el mundo

Invertir en saneamiento de aguas puede traer ganancias al recortar gastos en materia de salud según el informe de la OMS.

Mientras esperamos a que el agua caliente salga de la ducha, es difícil imaginar que hay 748 millones de personas que no tienen acceso al agua potable de forma regular y que cerca de 2.000 millones utilizan agua contaminada. Uno de los principales contaminantes de esta agua son las heces, un riesgo para la salud mundial.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y ONU-Agua, estiman que a pesar de las inversiones en saneamiento de aguas en todo el mundo aún no se logra un equilibrio en la forma de distribuir el líquido en el planeta. La parte crítica de no lograrlo es que los costos en materia de salud van a ser muy altos.

Cada dos años, la OMS edita un estudio sobre el saneamiento de aguas. El informe GLASS 2014 lleva por título “Invertir en agua y saneamiento, incrementar el acceso, reducir las desigualdades”. En él se demuestra que 1 de cada 7 personas, principalmente en zonas rurales, aún defeca al aire libre. La situación provee todo lo necesario para contaminar el agua y desatar enfermedades como cólera, diarrea, disentería y fiebre tifoidea.

Haciendo una inversión de 1 dólar en servicios de saneamiento de aguas pueden obtenerse vanancias de hasta 4.3 dólares por reducir los costos de salud. A su vez, se aumenta la productividad y se crean nuevos empleos. Sin embargo, hasta ahora sólo se han registrado pérdidas anuales por 260.000 millones de dólares.

Las inversiones en agua y saneamiento se encuentran desequilibradas, mientras la mayor parte de los fondos se destinan al agua en sí, una cuarta parte va para el saneamiento. Esto es más frecuente en Asia Meridional y África subsahariana, aquí justamente el saneamiento es fundamental para garantizar la higiene y detener enfermedades como el cólera o el ébola.

A pesar de estas cifras no tan alentadoras, al rededor de 2.000 millones de personas han tenido acceso a agua potable durante los últimos 20 años y otros 2.000 millones han tenido acceso a mejores servicios de saneamiento. Las muertes de niños por enfermedades diarréicas se redujeron de 1.5 millones a más de 600.00 de 1990 a 2012. Aunque los recursos para la gestión de aguas y saneamiento no ha sido la mejor el objetivo de reducir a la mitad la población sin acceso al agua para 2015 es posible.

Tú puedes tomar ciertas acciones que si bien no llevarán agua a otras partes, al menos puedes cuidar la que tienes para no contaminarla y procurar que no nos haga falta a futuro.