UNAM repara suelos contaminados por metales pesados

Dos estados de México se han visto beneficiados con esta tecnología para remediación de suelos.

La actividad industrial afecta todos nuestros recursos naturales aunque no lo parezca. Incluso el suelo que se utiliza para la agricultura puede presentar residuos de distinta naturaleza por el uso de químicos. El Laboratorio de Biogeoquímica Ambiental de la UNAM ha recibido la acreditación como Laboratorio de Ensayos para pruebas de residuos y suelos que ayudará a reparar los daños provocados en ellos.

Una de las ventajas de esta acreditación es que el laboratorio será un centro que dará apoyo a una gran cantidad de investigadores que hasta ahora debían trabajar en laboratorios privados para obtener datos sobre la contaminación del suelo y la forma de eliminarla.

De los proyectos más importantes en los que la casa de estudios se ha involucrado es en el manejo de residuos con alto contenido de cromo hexavalente. Este es un material que se encuentra en el agua, suelo, rocas y cultivos como residuo de la actividad agrícola e industrial. La investigación y desarrollo de tecnología para descontaminar el suelo les valió el Premio Nacional Serafín El Medio Ambiente.

La primera planta de estabilización de cromo en el país se instaló en San Francisco del Rincón en Guanajuato. El proyecto fue posible gracias al apoyo del gobierno alemán y autoridades ambientales de México.

La Entidad Mexicana de Acreditación (EMA) avaló la acreditación de este laboratorio en 5 técnicas diferentes siendo el muestreo de suelos contaminados con metales la más destacada.

Esta tecnología para descontaminar los suelos fue utilizada en terrenos ocupados por la Industrial Minera México donde se fundía plomo en Monterrey, Nuevo León. Actualmente se está utilizando en San Luis Potosí para remediar el suelo donde se ubicaron plantas de fundición de cobre y plomo.