Más de 30.000 abejas mueren en la región del Maule a causa de plaguicida

Servicio Agrícola y Ganadero SAG no ha tomado medidas que prohíban elementos tóxicos para estos insectos.

Como todos saben si los principales polinizadores desaparecen (las abejas), los días para la Tierra estarán más que contados.

En esta tarea la preocupación principal son los plaguicidas peligrosos. Recientemente el medio local El Ciudadano, informó sobre una nueva mortandad de más de 30.000 abejas en la región del Maule. La causa principal serían 3 insecticidas neonicotinoides: Imacloprid (Gaucho), clotianidina (Poncho), thiametoxam (Cruizer), de Syngenta y  fipronil (Regent, de Bayer/Basf) de la familia de los fenil-pirazoles, cuyo uso ya está prohibido en la Unión Europea, y de otros plaguicidas tóxicos para las abejas como el Sevin.

El pasado 30 de agosto, las organizaciones RAP-AL Chile apoyada por la Red Nacional Apícola RAN, FEDEMIEL, ANAMURI y OLCA, enviaron una petición de prohibición de este tipo de tóxicos al SAG. Sin embargo, esta petición no ha sido acogida por la institución ni por el gobierno de Michelle Bachelet.

En noviembre se produce la etapa de floración de los frutales, época en que las abejas realizan su mayor trabajo y esta situación podría volver a repetirse. Según explican estar organización, en Chile se hace cada vez más notorio el Síndrome del Despoblamiento de las Colmenas (CCD) que amenaza la continuidad de las tareas de polinización, claves para la producción de frutas, la sobrevida misma de las abejas y el sustento de más de diez mil pequeños y medianos apicultores.