El cambio climático extenderá las zonas muertas en océanos, ríos y lagos

Hay otros factores, además de los derrames y las descargas a los océanos, que no se habían considerado antes en el estudio de estas zonas.

Las zonas muertas, esas áreas sin oxígeno y sin vida en los océanos, serán cada vez más grandes y alcanzarán costas, lagos, ríos. De acuerdo con un artículo publicado en Global Change Biology, 94% de las zonas tendrá un incremento de 2 grados Celsius en temperatura; aunado con otros factores del cambio climático, creará un escenario ideal para su expansión.

Científicos del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI) y el Centro de Investigación Ambiental del Smithsonian (SERC) investigaron una base de datos con más de 400 zonas muertas registradas en todo el mundo y la relacionaron con predicciones realizadas sobre el cambio de temperatura, considerando además otros efectos del cambio climático.

deadzonestemperature660x550.jpg

© Smithsonian Science

Entre más caliente esté el agua, disminuye la presencia de oxígeno lo cual impide sostener la vida en estas áreas. Además de esto, se consideraron otros factores.

Nuestro estudio es el primero en considerar más de una docena de efectos directos e indirectos del cambio climático en zonas muertas, y sugiere que hemos subestimado su contribución en el crecimiento de las zonas muertas y su impacto en la vida marina. — Andrew Altieri, autor del estudio y ecologista del (STRI)

Además del aumento de la temperatura en las aguas, Andre Altieri y Keryn Gedan señalan otros factores a considerar. El incremento de los niveles del mar hará que estas zonas lleguen a las bahías, extendiendo el área de agua con bajo oxígeno. A la larga, esta extensión de las zonas muertas afectará a los humedales — los únicos protectores, que sirven como filtro del exceso de contaminación por nutrientes.

Esta contaminación sustenta a la proliferación de algas, lo que elimina aún más oxígeno del agua, generando un círculo vicioso que no tiene fin. Por desgracia estos efectos ya se están registrando en algunas zonas, sin haber alcanzado la predicción en el aumento de temperatura.

Están teniendo un gran impacto en la vida costera a nivel global. Mucha gente vive en la costa, y están experimentando más muertes de peces y ven cada vez más algas nocivas. Estos son los efectos de las zonas muertas que tienen un impacto en nuestras vidas. — Keryn Gedan, co-autora y ecologista marina (SERC)

Así ocurre ahora mismo, como es el caso de los sábalos que aparecieron muertos en las costas de Brasil. Esta especie en específico es muy sensible a la falta de oxígeno en el agua, lo cual se da como una hipótesis a lo ocurrido.

sabalos660x550.jpg

© AFP / Los Andes

En otras palabras, la expansión de las zonas muertas es como una ola zombi buscando cerebros. Se habla sobre la inyección de oxígeno como solución, pero por las características de estas aguas, resulta inútil. La única alternativa es tratar directamente la contaminación por nutrientes, que es el alimento principal de las algas.

Más algas, menos oxígeno. Más temperatura, menos oxígeno.