Adolescente construye un laboratorio de biocombustible de algas en su habitación

Sara Volz ganó $100.000 dólares del premio Intel Science Talent Search por su investigación.

Quien pueda decirse fan de Phineas & Ferb recordará que en cada capítulo alguien les pregunta si no son demasiado jóvenes para construir lo que sea que estén haciendo. A Sara Volz tampoco le importó tener 17 años para construir en su habitación un laboratorio de biocombustible de algas.

Esta chica ganó el premio de Intel Science Talent Search por su investigación en biocombustible de algas. Una de las mayores ventajas de utilizar algas para fabricar combustible es que no se necesita tierra para cultivarlas pero las empresas han encontrado en ellas muchos retos para hacerlo factible desde una perspectiva económica.

Como parte de su investigación, Sara aisló poblaciones de células de algas con altos contenidos en aceite para diferenciarlas y mantener aquellas que pueden producirlo en mayor cantidad. Para hacer esta selección añade un químico a las las algas que mata aquellas de baja producción dejando las más eficientes.

Durante todo el proceso ha descubierto también que algunas poblaciones de algas producen más aceite para generar resistencia al químico que ha añadido. Así que esto podría representar una ventaja después de todo.

Si hay algo más increíble que la investigación que desarrolló esta adolescente es que aunque sí ha trabajado en algunos laboratorios es que la mayor parte de ésta la hizo en su habitación. Bajo su cama guarda el laboratorio de biocombustible aunque los químicos más peligrosos se quedan fuera.

Sara utilizará el premio de $100.000 dólares para el financiamiento de sus estudios universitarios en el MIT. Aún no piensa que su investigación podría comercializarse porque se encuentra en una etapa muy temprana paro seguirá trabajando en el estudio de líneas celulares en las algas.