¿Sabes de dónde viene el camarón que comes?

Y el pescado y los demás alimentos que consumes… podría no ser ni tan sano ni tan amigable con el ambiente.

Por lo general sabemos de dónde viene la carne que compramos en el supermercado o al menos qué empresa es la que la está comercializando. La información se reduce cuando hablamos de mariscos, en especial del camarón. En Estados Unidos cerca del 30% del camarón que se consume es de dudosa procedencia.

Un estudio realizado por Oceana descubre estas irregularidades en el mercado de camarón en Estados Unidos, que es el marisco más popular en el país y el más comercializado a nivel mundial. Sin embargo, los consumidores rara vez saben de dónde proviene o de qué especie es.

¿Por qué es importante? Quizás no veas la relevancia en saber de dónde se obtiene tu comida, en especial porque sabe delicioso y eso nubla tus demás pensamientos. La razón es que puedes estar pagando por algo que en realidad no es lo que dice ser, podría decir que es de mar y ser de granja, lo que podría traerte algunos problemas de salud.

Cerca del 20% del camarón no dice si fue capturado o criado, los res taurantes tampoco son una fuente confiable para saber la procedencia de tus alimentos. Este fraude de información también ocurre en los pescados, más del 33% no están etiquetados de acuerdo a los lineamientos de la FDA.

Otro de los problemas que representa el mal etiquetado del camarón o los mariscos en general son los métodos de pesca que lastiman el ecosistema marino. Mientras no tengamos información clara de lo que estamos adquiriendo, es muy difícil lograr un consumo sustentable y con el tiempo eso también merma nuestra calidad de vida.