Policía mexiquense detiene a 8 defensores del Bosque Otomí-Mexica

Desde sus inicios la construcción de la autopista Toluca-Naucalpan ha estado llena de irregularidades e incumplimientos a las leyes ambientales y civiles por parte del gobierno del Estado de México.

No es noticia que el gobierno mexiquense utilice el acoso y el poder para despojar a la gente de sus tierras. Desde hace meses se han invadido propiedades, violado leyes y talado árboles a pesar del daño ambiental y social inminente.

Al menos 8 hombres y mujeres otomíes fueron detenidos ayer por 400 granaderos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) del Estado de México, al oponerse al avance de la maquinaria de la empresa Autovan S.A. de C.V. en el Bosque Otomí-Mexica — responsable de la tala de cientos de árboles.

Los habitantes de Xochicuautla cuentan con el amparo directo número 48/2014 que les fue otorgado el 2 de mayo del presente año. Dicho amparo anula las asambleas que desde el 2011 supuestamente aprobaban el paso del proyecto carretero, concesionado a la empresa propiedad de Armando Hinojosa Cantú.

Los nombres de los detenidos son:

  • Jerónimo Flores Argelino (73 años)
  • Venancio Hernández Ramírez (57 años)
  • Domingo Hernández Ramírez (60 años)
  • Francisca Reyes Flores (28 años)
  • Mauricio Reyes Flores (24 años)
  • Rosa Saavedra Menzoda (54 años)
  • Felipa Gutiérrez Petra (67 años)
  • Dr. Armando García Salazar (50 años)

Los indígenas, que desde hace meses han luchado por preservar la zona, trataron de dialogar con Autovan y la SSP, pues estos últimos no presentaron ningún papel que avalara dichos actos violentos. Existen ya denuncias penales ante la PGR en contra de Autovan y la SSP por el desacato y el daño ambiental. Pero no ha habido respuesta por parte de absolutamente nadie.

Es importante reiterar por qué el proyecto es una mala idea…

  • Ya existen dos carreteras que conectan a Toluca con la Ciudad de México, como la gratuita Toluca-Naucalpan.
  • El proyecto carretero destruirá más de 600,000 metros cuadrados de bosque, fuente de oxígeno y de agua para la región.
  • El mega proyecto no es sostenible, más bien estimula el uso de automóviles y no el desarrollo de transportes eficientes, como debería ser.
  • De acuerdo a un diagnóstico realizado por la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO), afectaría directamente a 296 especies de flora y fauna.
  • La Dirección General de Política Ambiental e Integración Sectorial de Estado de México, notificó a la SEMARNAT que el proyecto es incongruente con el Programa Ecológico de Estado de México.
  • Se dejarán de producir 250 millones de litros de agua al año que son abastecidos a la región del Valle de Toluca y del Valle de México; además se afectaría el flujo natural de distintas especies animales de la zona.

¿En qué momento cuidar el medio ambiente se volvió el delito y construir carreteras se volvió la solución? ¿De verdad estamos tan mal como país, a tal grado de preferir una megaconstrucción a costa de la destrucción de ecosistemas? He conocido a personas sin estudios, maestrías o doctorados mucho más conscientes de la realidad y comprometidos con el país que la mayoría de los gobernantes.