El Museo de Historia Natural de México celebra su biodiversidad

La biodiversidad también es cultural, herencia y esto se celebra hoy en la Ciudad de México.

El Museo de Historia Natural celebra sus 50 años de existencia y es a través de su exposición “Patrimonio y Biodiversidad” donde se mostrará la grandeza de un país como México.La exposición se inaugurará el 24 de octubre y se retirará el 30 de abril del 2015, día del niño en este país.

La exposición contará con más de 100 piezas y ejemplares de toda la república mexicana, esta exposición se dividirá en 4 temas:

  • El primero es un recorrido por la evolución de los museos de historia natural.
  • El segundo tema aborda la historia de las colecciones científicas de México e incluye un video con motivo del medio centenario del museo.
  • En el tercero es donde se presenta la gran fauna mexicana extinta en la Edad de Hielo, aquí se podrán encontrar asombrosas piezas como un esqueleto del tigre dientes de sable, proveniente del Museo del Desierto en Saltillo, Coahuila; o el caparazón de un armadillo gigante, del Museo de Geología de la UNAM.
  • El cuarto tema es el patrimonio bicultural nacional, como el arte indígena e incluso una cabeza de jaguar de basalto, proveniente de la cultura mexica.

“Agradecemos la contribución de diferentes museos e instituciones de diferentes partes del país cuya contribución hizo posible la exhibición de más de 100 piezas y ejemplares” secretaria del Medio Ambiente, Tanya Müller García.

Que se le dé un lugar a la biodiversidad en un museo es un importantísimo paso hacia adelante. Lo que sucede al hacer este tipo de exposiciones es que la gente que las llegue a visitar se dará cuenta de que todas las plantas y los animales que rodean su comunidad son parte de su patrimonio, son parte de su cultura, son parte de ellos mismo.

Una gran felicitación al Museo de Historia Natural por cumplir 50 años; y lo más importante, por mostrar a todos sus visitantes que la cocina, lo indígena, a flora y la fauna también son pilares de la cultura mexicana.

Y como decía el viejo Liszt Arzubide: “¡Arriba el mole de guajolote!