Diamantes hechos con el esmog de Pekín

Mediante una técnica que succiona el smog del aire es posible tenerlo en tus manos y convertirlo en joyas que puedes usar.

Pekín es una de las ciudades más contaminadas del mundo y aunque el gobierno chino esté tomando, por fin, algunas medidas para combatir sus niveles de contaminación como una nueva red de energía o sacar de circulación coches viejos, siempre hay formas significativas de involucrar a la gente. El artista holandés, residente de la capital de China, Daan Roosegaarde encontró una forma de convertir la contaminación en accesorio.

La idea de Roosegaarde es sencilla y compleja a la vez, pretende aspirar la contaminación del aire de la ciudad y convertirlo en joyas. ¿Cómo? Bueno, en realidad es un principio sencillo. Los diamantes están hechos de carbono y el smog tiene mucho de eso. El artista planea sacar el smog de un área de 40 por 40 metros de la ciudad con una tecnología que ya se utiliza en hospitales para filtrar el aire en menor escala, hacerlo en grande le permitirá instalarse en un parque.

3030665inlinedaanroosegaardesmog660x550.jpg

© Dan Roosegaard / FastCo.

Cuando la contaminación se extrae del aire con esta técnica, puedes tenerla en tus manos minutos más tarde. El producto es un polvo negro que quisieras ver en cualquier lado menos impregnado en tus pulmones, por eso es significativo, porque se vuelve tangible. Con este material se creará una piedra con un pequeño cubo de hollín o un diamante falso que se montará en un anillo.

Esta es la manera en la que Roosegaard planea hacer a la gente parte de la solución y no del problema. Comprando un anillo de smog se donarán 1.000 metros cúbicos de aire limpio a la ciudad. Aunque este proyecto no hará una diferencia considerable en la calidad del aire de Pekín, cuando menos hace partícipe a la gente y crea conciencia en ellos para tratar las causas de la contaminación.

Al crear toda una experiencia limpiando el aire de los parques, la gente comenzará a notar las diferencias entre el aire viejo y el nuevo. Llegado ese punto sí habrá una diferencia pues será un incentivo para adoptar una cultura verde que traiga mejores condiciones de vida para esta gran ciudad.