Dragon Mart pospone su apertura por las acciones ambientales

Por el momento la sociedad mercantil se dedicará a resolver su situación legal y, así, demostrar que su proyecto es viable.

El megaproyecto ecocida Dragon Mart Cancún da otro paso atrás. Juan Carlos López, director general de la empresa, confirma que la inversión ha sido frenada y la fecha de inauguración cancelada, de nuevo, hasta que se resuelva el tema legal que tiene pendiente: las multas interpuestas por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y  los requerimientos realizados por la autoridades mexicanas.

Por el momento resulta aventurado para el Gran Dragón asignar una nueva fecha e inauguración, pues debe resolver primero sus compromisos legales. Su principal objetivo en estos próximos meses será demostrar que Dragon Mart Cancún es un proyecto viable, algo que calculan tomará unos 10 meses en procesos legales — según sus tiempos.

El camino que ha recorrido  la empresa Real Estate Dragon Mart Cancún ha sido atropellado desde el primer momento. Originalmente, la fecha de apertura sería en noviembre de 2012. Gracias a organizaciones ambientales, activistas y hasta el mismo municipio de Cancún, quienes cuestionaban el impacto de este desarrollo, la inauguración se recorrió a julio de 2015; posteriormente, por las mismas razones, quedó abierta la fecha para 2016.

Ahora esos planes quedan congelados hasta nuevo aviso. Dragon Mart Cancún deberá demostrar la legalidad de su proyecto en todos los niveles, hasta en el ambiental sustentado con los permisos federales de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

“El proyecto se ha retrasado por muchas cosas, este es un retraso que no teníamos previsto, pero al final ya hemos esperado demasiado tiempo y ahora vamos a esperar hasta que lo resuelvan las autoridades”, comenta Juan Carlos López.

Por estos retrasos y eventualidades, la sociedad mercantil ha sufrido varios cambios en su estructura. Actualmente 10% de las acciones son de la empresa Chinamex Middle Investment & Trade Promotion Center, 45% del empresario Carlos Castillo Medrano y 45% para el Grupo Monterrey. Vale la pena mencionar que Castillo Medrano es el propietario del predio El Tucán, terreno elegido para el proyecto.

Hasta ahora hay varias lecturas sobre el freno impuesto por autoridades mexicanas hacia Dragon Mart. Existe la presión de Organizaciones No Gubernamentales y activistas ambientales, pero existe algo más. Según Manuel Valencia, catedrático del ITESM, considera que se trata más por cuestiones políticas, ya que aún continúa la construcción de hoteles en esta zona.

Es cierto. El estado de Quintana Roo es una zona rica en biodiversidad, en maravillas naturales. Es hogar de especies en peligro y de reservas naturales, como el caso de Holbox. El gobierno sigue apoyando a las grandes inversiones turísticas y comerciales que afectan a sus ecosistemas, ¿hasta cuándo?

Esperemos que en el caso de Dragon Mart, se le ponga un freno total. Ellos siguen con la esperanza, que si no es ahora, será en dos, tres, cinco o diez años, pero ¿abrirán?