California se convierte en el primer estado en prohibir las bolsas de plástico

Antes de esperar a que llegue la prohibición del uso de bolsas plásticas a nuestras ciudades, nosotros podemos tomar la decisión de dejar de utilizarlas.

Las bolsas de plástico del supermercado son la pesadilla de ríos y mares. Aunque muchos las hemos utilizado como bolsas de basura después de transportar nuestras compras del supermercado a la casa, la verdad es que no son tan necesarias.

El problema de las bolsas plásticas no es sólo el tiempo que tardan en degradarse, es que la mayoría sólo se utiliza una vez y si se rompe aseguras no volverla a usar. Si a esto le sumamos que en la mayoría de lugares son gratuitas su uso se vuelve indiscriminado. Por esta razón me parece muy atinado que el estado de California en Estados Unidos sea el primero en prohibir el uso de bolsas plásticas.

Algunas ciudades como San Francisco, San José y Los Ángeles ya habían prohibido el uso de estas bolsas pero con la firma del Gobernador Jerry Brown, esta iniciativa de ley se aplicará a lo largo y ancho de California. De esta manera, las tiendas de abarrotes y farmacias dejarán de distribuir bolsas de plástico antes de julio de 2015. Después de esto siguen las tiendas de conveniencia y de licores.

Para no afectar la economía de los productores de bolsas se ha destinado un presupuesto de $2 millones de dólares para convertir sus operaciones hacia la producción de bolsas reutilizables. De requerirse, en el supermercado se hará un cargo de 10 centavos por bolsa de papel o reutilizable.

Siempre habrá gente que se oponga al cambio pero la verdad es que no se pudo tomar una mejor decisión. Las bolsas de plástico representan el 25 de los residuos en general de todo el estado de California y la forma más predominante de desechos que llegan al mar. Prohibir el uso de estas bolsas tendrá como resultado un ecosistema marino más saludable y aguas más limpias y esto es importante por lo que comenté en una nota anterior; un lugar con agua limpia propicia el desarrollo económico.

Creo que antes de que nos prohiban el uso de bolsas plásticas, nosotros podemos tomar la decisión de dejar de utilizarlas. No es algo muy difícil y las reutilizables en general son muy baratas. Transportar nuestras despensas en este tipo de bolsas es mucho más fácil, ecológico y nos beneficia a todos.