El tráfico de especies es el tercer negocio ilícito más importante del mundo

Se considera al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México como la puerta principal del comercio ilegal, hacia Estados Unidos y otras partes del mundo.

Hace unas semanas, un hombre fue arrestado en el aeropuerto de Detroit al tratar de viajar con 200 tortugas escondidas en un portafolio. Su socio fue sorprendido en un punto de paso con 51 tortugas, todas ellas escondidas en sus pantalones. Así como el señor que intentó esconder otra tortuga en una hamburguesa, atrás en 2010, estas son tan sólo unas pequeñas muestras de la creatividad que hay en el tráfico de especies.

De acuerdo con la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol), el tráfico ilegal de vida silvestre es considerado el tercer negocio ilícito más importante del mundo, después del tráfico de armas y drogas. Su principal atractivo es la alta demanda que existe en el extranjero, lo cual eleva exponencialmente los precios a la venta. México se considera un punto clave en esta actividad.

En La Jornada señalan al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) como la principal puerta de entrada y salida para el comercio ilegal de flora y fauna en el país. Gracias a diversos operativos, se ha detectado el tráfico de tortugas, monos, loros, guacamayas, tarántulas, mariposas, cocodrilos, serpientes, anfibios, tigres, leones, jaguares, ocelotes — los dos últimos como pieles.

Recordemos que en México, según el artículo 420 fracciones IV y V del Código Penal Federal, el tráfico ilegal de ejemplares, partes y derivados de flora y fauna silvestres se considera un delito que se castiga con 1 a 9 años de prisión, además de una multa de 300 a 3 mil días de salario mínimo.

Los precios en el mercado negro

guacamayaverde660x550.jpg

(cc) castorssito / Flickr

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés) señala al tráfico de especies como una de las mayores amenazas que afecta a las especies en peligro de extinción, como es el caso de los rinocerontes y los elefantes — considerando las matanzas de estos ejemplares para obtener su cuerno y colmillos, respectivamente. El principal atractivo de esta actividad son los altos márgenes ganancias.

Volviendo a México, los destinos de la mayoría de los ejemplares: Estados Unidos, Rusia, Alemania, Malasia, China, Japón, Argentina, Brasil y Colombia. Lugares donde la gente paga cantidades asombrosas de dinero por tener un ejemplar de ciervo o un mono araña.

Especie Mercado Nacional Mercado Internacional (Reventa)
Ciervo MXN $6,000.00 a $45,000.00 MXN $500,000.00 a $600,000.00
Guacamaya Verde MXN $3,000.00 Hasta MXN $400,000.00
Loro Cabeza Amarilla MXN $1,000.00 Hasta MXN $300,000.00
Tucán Pecho Amarillo MXN $500,000.00 MXN $600,000.00
Mono Araña Hasta MXN $150,000.00
* con información de La Jornada

Transacciones en el aeropuerto

traficodeanimales660x550.jpg

Elizabeth Bennett/Wildlife Conservation Society

Según Marisol Vega — agente del Ministerio Público de la Unidad Especializada en Investigación de Delitos Contra el Ambiente y Previstos en Leyes Especiales (Ueidaple), de la Procuraduría General de la República — se ha detectado movimiento irregular en el AICM, donde visitantes extranjeros sólo llegan de ida y vuelta, para dejar o llevar especies.

En el caso de los arribos, es más común encontrar ejemplares procedentes de Sudamérica, entre aves y mamíferos pequeños, fáciles de transportar. Casos se han dado varios, como las tortugas en Detroit. En una ocasión se identificó a una persona, procedente de Perú, con 18 monos titi bebés; los traía drogados, escondidos en tobimedias. La Policía Federal lo detuvo creyendo que transportaba droga.

Pero no sólo ocurre en la Ciudad de México. Este tipo de actividades han incrementado en todo el país, especialmente en aeropuertos y puertos del norte y el sur. Además, también se ha hecho uso de servicios de paquetería, en especial para trasladar ciertas especies como el pepino de mar, o pieles de iguana y cocodrilo, para su manufactura.

Preocupación por especies en peligro

jaguarbebe660x550.jpg

© AFP/ +verde

En México, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) reconoce al mercado ilegal de mascotas como uno de los principales factores de la extinción de especies en su hábitat natural — por eso se da gran importancia al origen de los animales —. Se ha detectado también que es muy común en países en desarrollo que se de la venta ilegal de animales silvestres, tanto de forma local como de exportación.

De 2013 a la fecha, Profepa ha realizado 556 operativos en todo el país a fin de combatir el tráfico ilegal de fauna y flora. Se han asegurado 4,665 ejemplares de vida silvestre y se pusieron a disposición del Ministerio Público Federal a 87 personas por presunta participación en delito ambiental.

Hace unos meses, en el aeropuerto de Durango encontraron un paquete con un cachorro de jaguar en su interior. El pequeño de mes y medio se encontraba en perfecto estado de salud y fue trasladado a un zoológico, mientras Profepa realiza las investigaciones correspondientes. Este pequeño corrió con suerte, pues no todos los animales sobreviven a su traslado.


monoarac3b1a660x550.jpg

(cc) Ivan Mlinaric / Flickr

México es un país rico en biodiversidad. Nos encontramos en entre las 5 naciones más ricas en vida silvestre, lo cual significa un atractivo para otras naciones, para personas con bastante dinero, por lo regular vinculadas con actividades ilícitas.

En nuestro territorio tenemos 10% de las especies de todo el mundo. Ocupamos el primer lugar en reptiles, donde el 50% son especies endémicas. El segundo lugar en mamíferos, el tercero en plantas, el cuarto en anfibios y el décimo en aves. Para cuidar toda esta riqueza natural, se deben reforzar las medidas de protección y participar todos en conjunto para que sean viables.

Está en manos de la ciudadanía y del gobierno poner un freno a este preocupante tema. México es un puente de comercio para Estados Unidos y, de ahí, al mundo entero. Protejamos nuestras especies de un destino fatal, de terminar con su bella y dejemos que sigan viviendo en su hábitat natural.