Impunidad para la minera que contaminó el río Sonora

El derrame de tóxicos ha causado un impacto social y económico en la región. A la fecha Grupo México sólo reparte “un garrafón para 10 personas”.

En estos últimos días el estado de Sonora atraviesa por el peor desastre ecológico en su territorio. El derrame de 40 mil metros cúbicos de químicos tóxicos, procedentes de la mina de Cananea, ha afectado directamente a 7 municipios, a sus habitantes y sus principales fuentes de sustento.

La mina de Grupo México recibiría multas alcanzando los MXN 4 millones de pesos. La Procuraduría Federal del Medio Ambiente (Profepa) inició el proceso que, bien, podría alcanzar 50 mil salarios mínimos — equivalente a MXN 3 millones de pesos —. La Comisión Nacional del Agua (Conagua), podría imponer una multa de 20 mil salarios mínimos — otro MXN millón y medio más —. Más lo que se vaya acumulando.

Mientras tanto, los habitantes de siete municipios son afectados por el desabasto de agua. A pesar de la promesa por parte de Grupo México de llevar agua potable a todas las zonas afectadas, no ha llegado el suficiente abasto. Según reportan en medios locales, se entrega un garrafón a cada familia, algunas de hasta 10 personas.

Lo peor en el caso Cananea – río Sonora es la falta de seriedad e información sobre el impacto ambiental del derrame de ácidos. Cada organismo, cada secretaría tiene su versión.

Improvisación y Negligencia

El accidente en la mina Cananea se generó por falta de infraestructura e improvisación de la misma; así lo afirmó Guillermo Haro, procurador de Federal de Protección al Medio Ambiente en entrevista.

La mina de Grupo México no contaba con los requisitos que obliga la norma en su patio de emergencia de lixiviados — en este caso compuesto en su mayoría por ácido sulfúrico, sulfato de cobre, arsénico, cadmio, aluminio, hierro, manganeso, níquel y cobre, metales pesados. La sobrecapacidad, más las lluvias, provocaron que el desecho llegara al cause del río Bacanuchi, que alimental al Sonora.

“el agua contiene ácidos, es corrosiva pero no hemos todavía acreditado si existen riesgos para la salud. No los descarto, pero de momento únicamente tenemos una alerta prudente para evitar que esta agua pueda llegar a servir para tareas de campo, de la población”.

Para darnos una idea, el derrame de tóxicos en los ríos equivalen al contenido de 16 albercas olímpicas. Tóxicos que permanecerán no sólo en el agua, sino dejarán su rastro en el suelo de la zona. Metales pesados responsables de diferentes padecimientos, como el cáncer.

Recordemos que Grupo México mantuvo silencio por el derrame, no se sabe por cuántos días. Los habitantes de comunidades cercanas fueron los que dieron aviso ante las autoridades correspondientes. Esto habla de la poca (nula) responsabilidad social y ambiental de la empresa

Impacto en las comunidades

La emergencia en los municipios de San Felipe, Arizpe, Aconchi, Banamichi, Ures, Baviácora y Hermosillo continúa; no se sabe con certeza cuántos días más (semanas o meses) durará — mucho menos de los estragos a la población, a su economía, ni al medio ambiente.

Por lo pronto, se reparte un garrafón por familia, cantidad insuficiente para el hogar. Y ¿qué pasa con la economía? Actividades como la agricultura, la ganadería y el turismo han sido frenadas por la contaminación de cauce. Además, se ha suspendido el regreso a clases en 88 escuelas de la zona. En total son al menos unas 22 mil personas afectadas.

Los cultivos de chile, maíz, cacahuate y el forraje para el ganado han sido afectados por el desabasto del agua. De manera directa o indirecta, por consumo de agua contaminada o por falta de alimento, se podrían perder varias cabezas de ganado. Y esto es sólo el principio.

Demanda contra Grupo México

Además de la investigación por posible violación de los derechos humanos, caso presentado la semana pasada en la Comisión Nacional de Derechos Humanos, se realizó una reunión de trabajo para presentar una demanda civil por daños contra el complejo minero Buenavista del Cobre, Cananea, de Grupo México.

La demanda será interpruesta por ediles de la región afectada por el derrame de tóxicos. Se trata de un esfuerzo en colaboración de los productores, autoridades municipales, los secretarios de Economía, Sagarpa y del Trabajo, entre otros funcionarios.

“Lo que estamos haciendo como Gobierno del Estado, es brindar todo el apoyo a estos municipios, para a través de las áreas jurídicas gestionar ante la federación que se cumpla la ley y que, una vez que se atienda la contingencia, se tomen las medidas necesarias para asegurarnos de que no vuelva a suceder”, aseveró el Secretario de Economía, Moisés Gómez Reyna.

Así continúa el caso del río Sonora, entre el desbasto del agua, los efectos sociales, económicos y ambientales en estos 7 municipios, mientras que Grupo México sólo ofrece un garrafón por familia. ¿Qué pasará entonces con el impacto ambiental?, ¿cómo se remediará la presencia de estos tóxicos?, ¿qué se hará para neutralizarlo?

Queda este evento dentro de la lista negra de accidentes provocados por la minería, aún sin saber cuáles serán sus efectos a mediano y largo plazo.