Detienen extracción de petróleo para evitar contaminación

El lunes pasado en el Condado de Kern, Estado de California, once sitios de extracción de petróleo detuvieron sus actividades de inyección de aguas residuales, de acuerdo a una orden de emergencia emitida por la División de petróleo, Gas y Recursos Geotérmicos del dicho Estado (DOGGR por sus siglas en inglés).

Las autoridades sugieren que estos sitios podrían estar inyectando agua producida en pozos de poca profundidad, poniendo en riesgo pozos de agua potable. El “agua producida” es un término usado en la industria petrolera y se refiere al agua que se extrae junto con el petróleo y gas natural. No es la primera vez que se demuestran los riesgos de la industria petrolera al agua potable en EUA y en otros países, incluyendo a Colombia.

Si bien no existe evidencia directa de contaminación, la creciente sequía que aqueja a California y otros estados del Sur de EUA obliga a los usuarios agrícolas a usar pozos cada vez más profundos, aumentando el riesgo de extraer aguas producidas. Además, muchos de esos pozos han sido declarados por el Gobierno Estatal como inútiles para el consumo humano, ya sea por su calidad o la dificultad técnica de su extracción.

Esta orden afecta a varios operadores de pozos, que deben cesar sus actividades y cooperar con los investigadores de la DOGGR. Si la orden permanece suficiente tiempo, las compañías pueden enfrentar serios problemas de cese de actividades y recorte de personal, lo cual añadiría al costo económico de la sequía en California.

Algunas de las empresas afectadas por esta orden son Pace Diversified Corp., Longbow LLC, SOC Resources Inc., CMO Inc., Macpherson Operating Co. LP, Camarillo’s R&R Resources LLC y Redbank Oil Co.

Pozos de inyección

Un pozo de inyección es un tipo de construcción que permite, como su nombre lo indica, inyectar fluidos (líquidos o gases) a diversas profundidades en los estratos de roca porosa. Estos pozos, bien manejados, son una opción para la disposición de ciertas aguas residuales, almacenamiento a largo plazo de bióxido de carbono y mejoramiento de extracción de petróleo.

Sin embargo, la inyección debe tener en cuenta la profundidad del pozo, la naturaleza del fluido a inyectar y las posibles afectaciones en las inmediaciones del pozo.

Tratándose de la disposición de aguas residuales, la inyección es un método mucho más amigable con el ambiente que la evaporación, siempre y cuando se realice de forma correcta, evitando el contacto con fuentes de agua potable. Cuando el residuo se depone entre capas de roca impermeable, se minimiza el contacto con fuentes superficiales de agua potable.