Australia elimina el impuesto a las emisiones de carbono

Esta era una de las principales medidas contra el cambio climático.

El país oceánico es uno de las naciones más contaminantes per cápita del planeta. De hecho Australia depende del carbón en un 80% para la generación eléctrica y es uno de los principales exportadores de este mineral a Asia.

En el último tiempo el clima del país ha experimentado grandes olas de calor que el año pasado llevó a los especialistas a agregar un nuevo color en el mapa de temperatura, mientras en Estados Unidos ocurría todo lo contrario con el vértice polar.

Lamentablemente ni las olas de calor han sensibilizado a los políticos del país cuando hay que hablar de calentamiento global, convirtiéndose en el primer país en derogar la ley impuesta en julio de 2012 por el gobierno laborista de Julia Gillard, que ponía precio a la emisión de gases contaminantes luego de una votación de 39 contra 32 votos, explica Treehugger.

Esto claramente implica un retroceso del país, puesto que el impuesto a las emisiones de carbono era una de sus principales normativas contra el cambio climático. Según el Primer Ministro Tony Abbott, del partido conservador, “lo que se ha eliminado hoy no es una política para reducir las emisiones, lo que se ha eliminado es el mayor impuesto al carbono en el mundo”, explicando que este tributo no ayudaba al medio ambiente.

australia-2.jpg

(cc) Oficina de Meteorología de Australia

El impuesto hasta el fin de sus días era de 25,40 dólares australianos. Según un informe de la Universidad Nacional Australiana, durante los 2 años que duró el impuesto se ayudó a reducir las emisiones de carbono del sector eléctrico en 17 millones de toneladas. El país es responsable del 1,5% de las emisiones a nivel planetario, si bien es el mayor contaminante per cápita, sus emisiones están por debajo de las de Estados Unidos y China.

De esta forma Australia se queda sin leyes que muestren su compromiso por reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Una mala noticia para el país, esperemos que no se siga replicando en otras naciones.

civildisobediencerallyathazelwoodseptember2009660x550.jpg

(cc) Magnus Manske / Protesta en la termoeléctrica Hazelwood.