¿Cómo te verías junto a tu basura de una semana?

Un fotógrafo se dio la tarea de retratar a diferentes familias con la basura que harían en una semana común, el resultado es fabuloso.

También por la basura se puede conocer a las personas, no es sólo lo que desechan sino la cantidad que de cosas que tiran. Si revisaran nuestra basura, muchos de nosotros estaríamos avergonzados de la manera desmedida en la que desperdiciamos cosas y no juntes lo de una semana porque no hallaríamos dónde poner todo.

Afortunadamente, gente con más creatividad como Gregg Segal, un fotógrafo estadounidense pidió el apoyo de conocidos y desconocidos para hacer una serie de fotos donde las familias aparecen con la basura que acumulan normalmente en una semana.La obra llamada “7 días de basura” retrata entonces el problema de la basura en Estados Unidos.

La Agencia de Protección Ambiental de EU advierte que las familias estadounidenses promedio producen cerca de 2 kilos de basura al día. Esto es el doble de lo que producían en 1960 y 50% más que las familias europeas.

Claro que posar junto a tu basura es “un poco humillante, pero en una forma constructiva” en palabras de Segal, pues la gente siente un poco de pena de lo que llevaba a la sesión y muchos “editaron” su basura real, sin embargo se trató de que fuera lo más parecido a lo verdaderamente se desecha.

El trabajo de Segal incluye diferentes tipos de familias, de niveles socioeconómicos y razas variadas, así podemos ver cómo cambia la cultura a través de la basura. Gregg también posó con su familia en algunas fotografías pues, aunque tampoco le entusiasmaba recostarse entre su basura, también se considera parte de este problema.

Las fotos confrontan el exceso en la vida de las personas, Segal sigue trabajando en su serie pues quiere mostrar la mayoría de escenarios que le sean posible para hacernos ver que la basura se encuentra en todas partes y que es un problema de todos. No tenemos mucha de la culpa de los artículos que nos venden pero sí somos responsables del consumo que hacemos de ellos y ciertamente, con un poco más de atención, podemos moderar la manera en la que producimos basura.