Un rascacielos hecho de los desechos de sus inquilinos

El edificio se irá completando de forma gradual en tanto los inquilinos empiecen a producir basura.

Reciclar materiales puede reducir muchos costos, sobre todo en la construcción donde cada centavo vale y el precio de los materiales suele ser muy elevado, en especial aquellos que sirven como elementos decorativos.

El estudio Chartier-Corbasson presentó los planos del primer rascacielos reciclado que crecerá de forma orgánica en Londres. Pero no estará hecho de cualquier material, sino con la basura de sus propios inquilinos.

Organic London Skycrapper se diseñó para vestirse con paneles duraderos hechos de residuos de papel y plástico. A medida que los inquilinos vayan ocupando los pisos inferiores, el edificio irá completando su carcasa de plástico verde brillante gradualmente hasta estar forrado en su totalidad al cabo de un año.

Una construcción planeada de esta manera tiene dos objetivos principales: reducir los desechos de la construcción y los costos de la misma. El problema de muchas obras es que a menudo se terminan con basura por todos lados y ¡sorpresa!, todo eso que generaste también lo estás pagando.

La propuesta de este rascacielos es un crecimiento orgánico basado en la oferta y demanda de los espacios creados. Al terminar la construcción tendrá la forma de una pirámide rectangular lisa. La capa exterior será cristalina hecha de los materiales reciclados. Al ser transparente, proveerá luz natural al interior del edificio al mismo tiempo que protege de la luz solar directa.

detallestorreorganica660x550.jpg

© Chartier Corbasson / Inhabitat

Pero un recubrimiento de material reciclado no lo es todo, los tubos que conformarán el andamiaje serán huecos y estarán equipados con pequeñas turbinas de viento dentro de ellos, de esta manera aprovecharán las potentes corrientes de aire que hay en las alturas para generar su propia energía eléctrica.

En lo personal, me emocionan los proyectos verdes y cómo la tecnología e imaginación se pueden unir logrando que una obra nueva se pueda ver estética pero además sea funcional y amigable con el ambiente. Estos son los retos que deben mover al mundo para cambiar la forma en que vivimos.