Esteriliza a tu mascota [Tenencia Responsable]

Sé responsable con tu mascota, con la sociedad y con el ambiente, controlando la población de perros y gatos en situación de calle. Empieza desde casa.

Los perros en situación de calle representan un grave problema que afecta al ambiente, la salud y el bienestar, tanto de nosotros como de nuestros perros y gatos. Pero estos animales no eligieron nacer ahí, en la calle.

En el caso de Santiago de Chile, se sabe que 70% de los perros callejeros realmente tienen dueño. En Ciudad de México, cada año se pierden 18 mil perros o son abandonados por sus dueños; perros que se reproducen una y otra vez para traer al mundo nuevas generaciones de perros callejeros.

Para evitar el crecimiento de estas poblaciones, la mejor opción es la esterilización. Sin duda un tema muy polémico entre diferentes sectores como organizaciones, animalistas, criadores y las mismas familias que tienen la ilusión de que Fido o Bonita sean papás — aún cuando es muy probable que sus cachorros enfrenten un futuro en la calle.

Por un lado existe la postura de respetar la naturaleza del animal y su derecho a la reproducción. Otra postura, se pide un alto a la explotación de estos animales, a la venta de los cachorros a altos precios. Otros creen que, al esterilizarlo, el perro no será un buen cuidador.

En realidad, la esterilización es un seguro de vida para tu animal. Cuando se esteriliza al perro o el gato se ganan muchos beneficios, como:

  •  Reduce en un 80% la posibilidad de escape.
  • Evitan peleas con otros animales, muertes por accidentes.
  • Reduce el riesgo de desarrollar cáncer.
  • En hembras, ya no habrá celo.
  • Controla problemas de conducta.

La esterilización da la oportunidad a la adopción de otros animales que necesitan una familia. Así, entre ambos esfuerzos, se reduciría de manera significativa a la población de perros y gatos en situación de calle.

Puedes acudir a tu veterinario de confianza o, si resulta muy costosa la operación, existen organizaciones que tienen campañas gratuitas o a costos accesibles, que podrían facilitar la esterilización — lo mejor es acudir con alguien de confianza, así que no vendría mal unas referencias —.

Como podemos ver, la esterilización es nuestro granito de arena para evitar que crezca esa población de animales en situación de calle. Si crees que la esterilización no es para tu perro o gato, comprométete a realizar evaluaciones semestrales para detectar algún problema de salud como cáncer de próstata o infecciones en la matriz; si tienes dudas, sería bueno que platicaras con tu veterinario.