Se triplicó la producción de basura electrónica en 7 años en México

Cada año se desechan 942 mil 700 toneladas de aparatos electrónicos — sin contar los que se quedan en hogares y oficinas —.

Entre televisores, teléfonos, celulares, impresoras, computadoras, teclados y ratones, se nos va el dinero y la vida. ¿Cuántas computadoras has tenido? Y, lo más importante, ¿cuántas de ellas han sido desechadas adecuadamente?

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), cada año se desechan 941 mil 700 toneladas de aparatos electrónicos en México; cuando en 2007 se recolectaban tan sólo 289 mil toneladas de basura electrónica3 veces más en 7 años —. Por supuesto, en este periodo hay muchos factores a considerar para entender las cifras que nos presentan.

  • De 2000 a 2013 el número de celulares aumentó casi 7 veces.
  • Actualmente 8 de cada 10 personas cuentan con un teléfono celular y/o una línea fija.
  • De acuerdo con la Asociación Nacional de Telecomunicaciones (Anatel), 102 millones de personas, 86% de la población, cuenta con un móvil.
  • 95% de los hogares cuenta con un televisor — compra nuevos cuando se acerca un gran evento como el mundial o hay descuentos de Buen Fin.
  • 11.1 millones de hogares cuentan con una computadora, un 35.8%; 49.4 millones de personas son usuarios de computadoras.
  • Diario se produce 2 mil 580 toneladas de desechos electrónicos.
  • De acuerdo a Anatel, la recuperación de estos desechos es sólo de 1%.
  • 90% de los desechos electrónicos se mantienen almacenados en hogares y oficinas.

En los últimos años, se mantiene la tendencia de bajos costos en aparatos electrónicos y, a la vez, la tecnología se vuelve obsoleta más rápido — recuerdo mi primera computadora, una Macintosh Performa, que me acompañó durante más de 8 años —.

Debemos considerar que todos los aparatos electrónicos, en especial computadoras y celulares, contienen metales pesados como mercurio, bromo, litio, cobalto, níquel, cadmio y zinc, que representan riesgos a la salud y al medio ambiente.

Sólo una batería de cadmio puede afectar 675 mil litros de agua, de acuerdo con Telcel.

Entre 2008 y 2012, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales realizó más de 100 campañas de acopio de aparatos electrónicos; en total se reunieron mil 103 toneladas de residuos electrónicos. A pesar de este esfuerzo, se requiere una campaña constante para la colecta, la disposición y el correcto aprovechamiento de estos aparatos; algo que la misma Anatel reconoce que es deficiente hasta en países desarrollados.

Entre la corta vida de los aparatos, la tendencia de comprar la última versión de algún producto, la falta de compatibilidad con nuevos sistemas operativos y la pobre cultura de desechar estos equipos de manera adecuada, todo en conjunto afecta a nuestro medio ambiente.

Confiesen, ¿cuántos compraron el iPhone 5S, aún cuando tenían un iPhone 4S completamente funcional?, ¿donde está ese celular ahora?

Queda en nuestras manos, como consumidores, ser responsables de nuestros aparatos electrónicos. ¿Realmente necesitamos el último modelo?, ¿qué haremos con nuestra actual computadora o celular? Venderlo es una gran opción pero, todo lo que acumulamos, se debe disponer de manera responsable. Entre el gobierno, las empresas tecnológicas y nuestra disposición, debemos llegar a una solución en conjunto.