Que el consumismo no nos consuma [Ser consciente]

En la sociedad actual nos inculcan la aparente necesidad de comprar, pero puedes vivir bien sin comprar más de lo necesario.

Cada vez que prendemos el televisor, la radio, nos metemos a internet o caminamos por la calle nos encontramos con una infinidad de publicidad que nos ofrece distintos productos: el nuevo celular, una rica comida, ropa de marca, etc, y a veces es como que nos obligaran a consumir los productos, nos meten en la cabeza desde pequeños que cuando compras eres feliz. Pero no es verdad.

Cuando compramos algo, debemos pensar primero si es algo que nos es indispensable o solo un capricho. Muchas veces compramos cosas porque son bonitas, pero inservibles, y bueno, quizás algún adorno para la casa no es malo, pero tampoco hay que estar cada semana comprando algo nuevo. O lo mismo con la ropa. Hay personas (hombres y mujeres) que se compran ropa nueva muy seguido, e incluso hay prendas que usan una vez y nada más. ¿Qué pasa luego con esa ropa? Queda guardada para siempre, a veces la regalan o a veces la botan.

Debemos pensar que todo lo que hacemos tiene un impacto en el mundo. Hay que ser consumidores conscientes. Sabemos que el mundo actual está regido mayormente por el capitalismo sustentado en el consumismo, pero no es necesario que seamos parte de este régimen, podemos vivir solo con lo necesario y no comprar y comprar cosas que nos hacen creer que son necesarias, pero no lo son. Incluso, hay personas que se la juegan completamente y viven bien sin dinero. Muchos dirán que no es posible, pero sí, lo es.

Otro mundo es posible, un mundo que no sea regido por el dios dinero que se apodera de nuestra mente, nuestros deseos y nos da una felicidad efímera y falsa. No digo que el dinero sea malo en sí, sino que es malo cuando nosotros le damos una importancia mayor, y nos gastamos la vida por juntar dinero y comprar cosas de última moda, que luego terminarán , probablemente, en la basura.

Para ayudar al planeta es necesario reciclar, reducir, reutilizar y también ser conscientes y no comprar más de lo necesario, así, poco a poco, uno a uno,  podremos disminuir las industria, la contaminación, el estrés y quizás cuántas cosas más mejorarán nuestra vida y nuestro mundo, que es uno solo.

Despertemos, seamos felices y agradecidos con lo que tenemos, y que nuestra vida no se nos acabe queriendo más cosas, si no que la vivamos al máximo y de buena forma con los que nos quieren y con nuestra madre Tierra.