Confirman resistencia del gusano de la raíz al maíz transgénico

La efectividad del maíz Bt se ve reducida de manera significativa; ¿cuál será el siguiente movimiento de Monsanto?

La Naturaleza es tan sabia que, tarde o temprano, la evolución ganaría la batalla a los monopolios de biotecnología agrícola. La Universidad Estatal de Iowa, Estados Unidos, ha demostrado que el gusano de la raíz del maíz (Diabrotica virgifera virgifera) presenta inmunidad a dos de tres toxinas que se encuentran en el maíz transgénico Bt.

Aaron Gassmann, científico encargado del estudio, detectó rastros de resistencia en 2011. Esta es la primera vez que determinada plaga resulta inmune a dos toxinas encontradas en el mismo cultivo; en este caso, el maíz Bt, diseñado específicamente para tolerar este tipo de plagas. ¿Qué nos estará diciendo la naturaleza?

Diseñado por Monsanto, el MON810 o maíz Bt contiene un gen de origen bacteriano; una proteína de Bacillus thuringiensis que produce toxinas letales para las larvas de los insectos barredores de tallo. En el caso del maíz, se diseño específicamente para atacar al taladro y al gusano de la raíz.

La resistencia de esta semilla ha logrado la reducción de pesticidas y, con ello, aminorar el impacto ambiental colateral causado por estos químicos. Sin embargo, el maíz Bt debe ser reforzado con medidas de prevención que se han pasado por alto; como colocar maíz normal en parte de la plantación, para reducir la evolución de una resistencia. Algo que, al parecer, fue pasado por alto.

El cultivo de Bt representa el 75% del maíz en todo Estados Unidos y, además, es el único trasgénico permitido en la Unión Europea. Actualmente en España se planta 137 mil hectáreas.

Dado a la evolución de la plaga, Gassmann propone regresar a tomar medidas tradicionales para combatirla como: la rotación de cultivos y establecer refugios, plantaciones de maíz regular para que las plagas no generen inmunidad. Desafortunadamente, esta propuesta no es del agrado de las grandes compañías, como Monsanto, que sólo vende la idea de efectividad efímera — o que al menos dura unos años.

En el caso del maíz Bt, lanzado en 2001, tuvo una efectividad de 12 años aproximadamente. Ahora tendremos que estar al pendiente del siguiente movimiento de Monsanto. ¿Creará nuevos pesticidas específicos para Bt?, ¿creará otra semilla con distintas características, que sigan contaminando el maíz regular?

Aquí lo importante es observar a los monopolios, que poco a poco van arrasando con la tierra y con los agricultores, sin importar la explotación y el impacto a los recursos.

FuenteEl maíz transgénico empieza a perder batallas contra los insectos (El Diario.es)