Calentamiento global aumenta el riesgo de contraer malaria en zonas altas

El cambio climático hace más propenso contraer malaria en tierras altas donde ya se ha desarrollado cierta inmunidad al virus.

El planeta tiene un equilibrio tan especial que cualquier cambio, por pequeño que parezca, tiene un efecto en él. Mantener ese delicado balance es muy importante porque las consecuencias nos pueden tomar por sorpresa, ¿quién diría que el cambio climático afecta la distribución de una enfermedad transmitida por insectos?

La malaria es una enfermedad causada por un parásito llamado Plasmodium y se transmite gracias al mosquito anófeles que es su portador. Algunos síntomas de la malaria son fiebre, escalofríos, cuerpo cortado, entre otros que de no atenderse puede complicar el cuadro de la enfermedad y provocar la muerte.

Cada año mueren 600 mil personas de los 220 millones que contraen la enfermedad. África es de los países más afectados por la malaria por su clima y escasos recursos para tratarla.

Un estudio realizado por Mercedes Pascual y Amir Siraj de las universidades de Michigan y Denver, sobre casos de malaria en dos ciudades de continentes diferentes, arrojó un resultado que explica la relación del calentamiento global con las enfermedades transmitidas por insectos.

Se analizó la distribución de casos de Malaria en 124 municipios en Antioquia, Colombia de 1990 a 2005 y en 159 distritos administrativos en Debre Zeit, Etiopía de 1993 y 2005. Los investigadores encontraron que con los años la malaria se ha ido expandiendo a lugares de mayor altitud sobre el nivel del mar.

Las temperaturas frías de las regiones más altas en un clima tropical han desarrollado una protección contra el parásito causante de la malaria, ya que hace más lento el ciclo de reproducción del mosquito transmisor dificultándole completar su ciclo de vida.

A pesar de esto, el cambio climático ha logrado que incremente el riesgo de contraer esta enfermedad en altitudes más elevadas aún en continentes diferentes. Se tiene un registro previo de que el aumento de un solo grado en la temperatura del ambiente resulta en 3 millones de casos de malaria más en Etiopía en pacientes de menos de 15 años.

Cada año podría haber 2,8 millones más de casos de malaria entre jóvenes menores de 15 años de lugares altos, los adultos en estas regiones tienen un cierto grado de inmunidad a la enfermedad. Con el calentamiento global las zonas rurales de climas cálidos tienen mayor exposición a la malaria y se seguirá expandiendo a regiones más altas mientras no se controle el clima.

Fuente:
Cambio climático expande la malaria hacia tierras más altas (El Universal)