El congreso de Beijing aprueba por fin una ley para mejorar la calidad del aire

La nueva ley entrará en vigor el mes de marzo y busca identificar las principales fuentes de contaminantes y sancionar a aquellas que no cumplan con las normas de regulación.

Hace unas semanas nos sorprendía la noticia de que en Beijing una campaña transmitía imágenes del amanecer en pantallas gigantes porque su cielo está tan contaminado que no se podía ver el sol con claridad. La mala calidad del aire ha sido causa de suspensión de actividades escolares, laborales, vuelos y ya ni decir de realizar un poco de ejercicio al aire libre.

El aire en Beijing tiene en promedio anual de partículas PM 2,5 en 89,5 microgramos por metro cúbico cuando el estándar nacional es de 35 Ug/m3. La Organización Mundial de la Salud recomienda una media de 25 Ug/m3, muy por debajo de los niveles de Beijing y de Nueva Delhi, que está aún más contaminada.

Para ser una ciudad tan poblada y con problemas de salud potenciales tan graves, el gobierno de Beijing se había tardado en tomar acciones para frenar la contaminación del aire en la ciudad. Por suerte, con una inmensa mayoría de votos a favor (659-23), el congreso de Beijing aprobó una ley que regulará las emisiones contaminantes en el ambiente.

El objetivo será identificar las fuentes de contaminación como las empresas y establecer sanciones económicas a quienes no cumplan con los estándares dispuestos e incluso castigos penales. Actualmente la polución del aire es uno de los problemas más graves para la supervivencia de las personas por eso el gobierno invertirá fuertes cantidades de dinero para mejorar la situación.

La ley entrará en vigor en el mes de marzo y es diferente a otras otras leyes ya existentes porque se enfoca en reducir las patículas PM 2,5 más que en cualquier otro contaminante. Aunque los ambientalistas se muestran escépticos porque ellos creen que la ley no ofrece nada nuevo, no queda más que seguir luchando por el derecho a un aire limpio.

Fuente: Beijing Passes Law To Curb Air Pollution (Huffington Post)