Infraestructura astronómica acerca Chile a las estrellas

Este país se está convirtiendo en el mejor lugar del mundo para la observación del Universo.

Muchos saben que en norte de Chile es idóneo para observar las estrellas. Un lugar mágico y misterioso, el cual cada día crece más gracias a los investigadores y científicos que allí trabajan.

Una iniciativa de la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica (CONICYT) fue el Centro de Astrofísica y Tecnologías Afines (CATA) que comenzó a funcionar en 2008. Este centro es la mayor entidad chilena dedicada a la investigación y al desarrollo ciencia y de tecnologías vinculadas con la astronomía. Está ubicado en el Cerro Calán y depende del Departamento de Astronomía de la Universidad de Chile.

De esta manera la astronomía goza de un lugar privilegiado en este país, tanto para su estudio como para su desarrollo. Prueba de este positivo panorama es la decisión recientemente adoptada por el Observatorio Europeo Austral (ESO), que escogió a Chile como destino para la instalación del telescopio más grande del mundo, el E-ELT.

Gracias a ello, Chile está atrayendo a los mejores científicos del mundo, así como también el país se ha beneficiado de la creación de puestos de trabajo y el desarrollo del astroturismo. Es así como en la zona norte del país los observatorios astronómicos son -después de la minería- la mayor fuente de ingresos.

img0328660x550.jpg

El descubrimiento sobre las supernovas como medidoras de distancia espacial, fueron fundamentales las investigaciones realizadas desde los observatorios más modernos del mundo instalados en el norte de Chile, como el Gemini Sur, y telescopios de los complejos de Las Campanas y La Silla.

Con estos grandes logros, no es raro que en el año 2020, el 70% de la capacidad astronómica global esté instalada en territorio chileno, entre ellos tres de los más grandes observatorios del mundo: el radiotelescopio Alma y los megatelescopios ópticos E-ELT (39 metros) y GMT (25 metros). Este 2014 muchos proyectos se concretarán para dar paso a un mayor funcionamiento de estos observatorios. Por ejemplo, ALMA estará en facultades de poner en funcionamiento sus 66 antenas al mismo tiempo.

Son aproximadamente 36 noches al año en cada instrumento internacional para ser usadas por los 154 astrónomos actualmente contratados en instituciones chilenas, además de estudiantes. Cifra que debería aumentar, considerando la gran oferta de instrumentos que estarán instalados desde 2018. De hecho, astrónomos chinos se instalan el próximo año en Chile, gracias a un convenio entre ambos países: una muestra del interés de los científicos extranjeros por llegar al país.

En marzo está pronosticado el inicio de la construcción del camino hacia cerro Armazones, Región de Antofagasta, la primera etapa para aplanar el terreno donde estará el Telescopio Europeo Extremadamente Grande (E-ELT), de la ESO, cuya instalación debe comenzar a fines de 2015.

telescopiochinochinachileatacama660x550.jpg

Otro camino que tendrá pronta construcción  será hacia el cerro Chajnantor, ubicado a 5.600 metros de altitud- donde se instará el telescopio infrarrojo TAO (de la U. de Tokio) y el radiotelescopio CCAT (EE.UU., Reino Unido, Canadá y Alemania). Ambos estarán en el denominado Parque Astronómico Atacama, que son 33 mil hectáreas protegidas por el gobierno para investigación astronómica, explica Mónica Rubio, directora del programa de Astronomía de Conicyt.

Y continuamos el 2014 con más proyectos, se sumará Class, de la U. John Hopkins y la Nasa, que estará completado, y se confirmará un nuevo telescopio brasileño. En total, una inversión de 80 millones de dólares sólo en cerro Toco, a la que se suman otros 250 millones de dólares más en Chajnantor.

ann1074a660x550.jpg

Nuestro país debe aprovechar estas ventajas, y quienes mejor que los jóvenes, los futuros astrónomos que deben representar a nuestro país y absorber los conocimientos que estos excelentes centros le pueden ofrecer.

Software made in Chile para conocer el Universo

Una estudiante ha hecho caso a esto y se ha convertido en la primera en aventurarse. Ha creado un software educativo llamado JANA y es básicamente “astronomía virtual para estudiantes”.

valeskazambra300x150660x550.jpg

jana660x550.jpg

La iniciativa, denominada Jana (que significa Esfera Celeste en Aymara), es una creación de Valezka Zambra y con apenas 18 años ya es pionera en querer difundir la Astronomía (actualmente estudiante de Licenciatura en Física de la Universidad de Chile). Con él, puedes saber qué exoplanetas se pueden ver desde la ciudad de Copiapó, entre otras cosas.

Como ven, este año se viene interesante en el plano astronómico, esperemos que nuestro país siga creciendo en este ámbito para destacar lo hermoso del cielo, las estrellas.

 

Fuente: Astronomía en Chile – Joven chilena lanza software educativo de Astronomía