Científicos obtienen medicamento a partir de una planta endémica mexicana

A diferencia de otros antiinflamatorios, la ratania tiene un efecto protector que evita la formación de úlceras.

El poder medicinal de las plantas ya se utilizaba en México desde la época prehispánica. Aún en nuestros tiempos, los aportes medicinales de la naturaleza a la ciencia siguen siendo sorprendentes.

La planta Krameria Cytisoides es endémica de San Luis Potosí donde se conoce mejor como “ratania”. Desde hace muchos años es reconocida y utilizada en la medicina tradicional de la región por sus propiedades antiinflamatorias en caso de contusiones.

Un equipo de investigadores de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) realizó varios estudios con la ratania y aisló un compuesto activo que probó su actividad antiinflamatoria y protectora de la mucosa gástrica en los experimento in vivo —en tejido vivo— e in vitro —fuera de un organismo vivo, por lo general en tubos de ensayo —.

Los especialistas involucrados en este descubrimiento mencionaron que es importante por las oportunidades terapéuticas que representa en el tratamiento de enfermedades inflamatorias y por su inocuidad.

La mayoría de los antiinflamatorios no esteroidales que existen en el mercado tienen como efecto secundario el origen de úlceras gástricas. La gran ventaja de la “kramesina”, como han llamado a este compuesto, es que su efecto protector de la mucosa gástrica evita la formación de úlceras.

Este estudio les valió a los doctores Cuauhtémoc Pérez González, Ernesto Pérez Mendoza, Miguel Ángel Zavala Sánchez y Salud Pérez Gutiérrez, el Premio a la Investigación 2013 en el Área de Ciencias Biológicas. La patente del compuesto descubierto ya se encuentra en trámite.

En el escrito presentado al concurso, se detalla el método de aislamiento utilizado, la explicación de la estructura química del compuesto y la actividad antiinflamatoria in vivo. En un artículo posterior detallaron los resultados de la prueba in vitro y están preparando otro acerca del funcionamiento de la molécula para tratar la artritis.

Una vez más las respuestas se encuentran en la naturaleza, no hay forma de dudar de la importancia de conservar nuestro planeta.

Fuente: Investigadores de UAM aislan compuesto con actividad antiinflamatoria (La Jornada)