Energía sustentable para comunidades marginadas de Chiapas

Mediante la instalación de sistemas fotovoltáicos, se proveerá de energía eléctrica a dos comunidades indígenas del estado de Chiapas, en México.

La energía renovable debe beneficiar a toda la población y no sólo a los que viven en grandes ciudades. De hecho, hay un mayor reto en llevar este tipo tecnología a los lugares más alejados donde los métodos convencionales no han podido llegar.

El Centro de la Investigación y Desarrollo Tecnológico en Energías Renovables de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas (UNICACH) junto al ayuntamiento de las comunidades indígenas de Nuevo Amanecer en Tejenapa y Monte Oreb en Cintalapa, han puesto en sus manos la tarea de llevar energía eléctrica a la población de estos dos lugares.

El Rector de la UNICACH, Roberto Domínguez Castellanos y el Alcalde de Cintalapa firmaron el acuerdo para el desarrollo de la Estación de Pruebas de Sistemas Energéticos Renovables e Implementación en Comunidades de Alta Marginación.

El proyecto está avalado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT) y consiste en el suminstro de energía eléctrica a través de sistemas fotovoltáicos.

El director del centro de investigación, Joel Moreira Costa definió como objetivo el “uso de energía renovable para satisfacer las necesidades de la población sin emitir contaminantes a la atmósfera y cuidando el entorno medioambiental”. Mediante un proyecto piloto, varias empresas e incluso el centro de investigación cubren su demanda energética.

Las poblaciones que se verán beneficiadas con este proyecto no cuentan con un sistema eléctrico ya que por su ubicación, la Comisión Federal de Electricidad no puede proveer este servicio. Los indígenas que viven aquí utilizan leña, lo que empeora su calidad de vida y el problema de deforestación en la región.

Como parte del proyecto, se instalarán aparatos eléctricos en los hogares, estufas ecológicas, iluminación exterior y bombeo de agua. Todo esto funcionará con energía solar, un servicio que será más barato para los usuarios y garantizado.

Además de la generación de electricidad através de sistemas fotovoltáicos, la UNICACH estudia ya la posibilidad de abastecer de recursos energéticos a poblaciones marginadas mediante otras fuentes como el viento y agua.

Este es un gran ejemplo de cómo la ecotecnlogía y el uso de fuentes renovables puede favorecer a distintos sectores de la población. En la ciudad son útiles para limitar las emisiones de contaminantes mientras que en las comunidades rurales sirven para tener acceso a los servicios más básicos y evitar con ello el desgaste ambiental. Dos problemas diferentes con una misma solución.

Fuente: Proyectos universitarios proporcionarán energía solar fotovoltaica a zonas rurales en México. (Suelo Solar)
Desarrollan dispositivo para energía solar en Chiapas (Milenio)